COMUNICADOS EHK

Lo sucedido al trabajador boliviano, Franns Melgar Vargas, muestra a las claras lo que realmente está pasando en los entresijos del sistema capitalista.

No es que anteriormente no sucediera, no. En estos últimos diez o quince años de neoliberalismo brutal, la propaganda oficial nos vendía la imagen de un sistema capitalista fuerte, que avanzaba sin parar hacia una mundialización del libre mercado que acabaría con todos los problemas de la humanidad.

La reciente resolución del Tribunal Constitucional español, aceptando el recurso interpuesto por la representación legal de Iniciativa Internacionalista contra el Auto de ilegalización del Tribunal Supremo, no supone, para nada, una rectificación y, por ende, una constatación de la “pureza” democrática del sistema, como quieren hacernos creer sus voceros; antes bien, significa que el hedor que emana del mismo se hace insoportable hasta para quienes más lo elogian.

Que el gobierno español hace tiempo que ha perdido las razones que pudiera tener en el denominado conflicto vasco era cosa sabida por agentes políticos de procedencia estatal e internacional. Pero la velocidad con la que está perdiendo toda forma “democrático-burguesa” en el empeño, no aventuraotra cosa que su rápido desgaste, hasta la consunción total, en términos de mínima legitimidad democrática.

 El Imperialismo español es testarudo, desde la superioridad mediática y militar que creen poseer, han iniciado la segunda fase del sitio de Euskalingrado.


La madre de todas las batallas había comenzado en la primavera de 2001 (su primera fase), cuando el general Mayor Oreja, junto a las huestes del entonces secretario general del PSE, Redondo Terreros, pugnaban por defenestrar de Ajuria enea a la bancada jelkide para proceder a conquistar la ciudad de los vascos.

 

 La socialdemocracia política y social, va a convertirse en uno de los grandes pilares de lo que venga...tras algunos añitos de apretar la soga que pende del cuello de los trabajadores.

Elementos importantes de la estrategia socialdemócrata son, por un lado, una política económica onerosa, exigente para con los diversos sectores sociales, lo cual significa, una carga para el productor, para quien trabaja, para la clase trabajadora. Por otro lado, la socialdemocracia cuenta con un cierto capital histórico de reconocimiento progresista, reformista, a la vez que se halla respaldada por amplias masas de trabajadores agrupadas en sindicatos y ligadas a una tradición partidista e ideológica socialista.

El próximo 12 de Abril tenemos los comunistas vascos una cita con el Pueblo del que formamos parte. Una nueva cita con el resto de patriotas vascos que, desde sus distintas tendencias, unirán las ciudades de Irún y Hendaya para reclamar, de nuevo, que un viejo Pueblo y su no menos vieja cultura se asientan en ambas vertientes de los Pirineos occidentales.

Un pueblo vivo es un pueblo activo. En nuestro caso, Euskal Herria existe porque lucha para existir.

Nuestra memoria histórica, nuestra identidad y nuestra conciencia de clase obrera existen porque las generaciones pasadas no dudaron en actuar, en morir o en matar. Su memoria, la consciencia de la propia vida, es nuestra vida, y nuestra lucha es la vida de las generaciones futuras.

Euskal Herria ha sufrido, al igual que otros pueblos, las consecuencias profundas y duraderas de los cambios capitalistas. Cometeríamos un error imperdonable si menospreciáramos u olvidásemos los contextos definitorios de la evolución mundial.

Ha quedado meridianamente claro cuál es el futuro que nos espera tras las elecciones autonómicas al gobierno de la CAV (Comunidad Autónoma Vasca). A nadie ya le pasa inadvertida, la gran ofensiva anti-abertzale que van a desarrollar los dos partidos imperialistas españoles.

Hacía ya tiempo que el espacio de la socialdemocracia en Euskal Herria estaba muy saturado. En realidad es un espacio político “muy deseado” porque se presta a ser extremadamente flexible, puedes inclinarte a la izquierda o la derecha según convenga. En el sistema capitalista, la socialdemocracia ha sido y es una maravillosa gestora de la crisis, la socialdemocracia tiene todas las cartas a su favor.

El Trotskismo es una tendencia dentro del marxismo y, por ende, del movimiento comunista internacional, desarrollada en gran parte por León Trotsky que, en términos generales, representa una contraposición a la visión que aplicó Stalin del marxismo-leninismo y a sus teorías sobre "socialismo en un solo país" y la "revolución por etapas".

 El señor Madrazo, líder de IU en la CAV, nos tiene ya muy acostumbrados a colocarse por encima del bien y del mal, ellos tan pulcros y pulidos. Serán siempre tan correctos que jamás cuestionarán el Status Quo, se dedicarán exclusivamente, como toda buena socialdemocracia, a poner las tiritas convenientes a las heridas creadas por la dura realidad neoliberal en cuestiones socioeconómicas.

Se publicaba en DEIA, el pasado 8 de febrero, un artículo de un tal Josetxo Urresti Ortiz y otros siete militantes de Aralar en el que planteaban, para la izquierda abertzale por supuesto, una “revisión de la estrategia hacia la independencia”.

Más artículos...