El Tribunal Supremo anula la sentencia que condenó a quince jóvenes donostiarras

JUVENTUD
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Tribunal Supremo español ha declarado nula la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó a seis años de prisión a quince jóvenes donostiarras bajo la acusación de ser de Segi y ha ordenado al tribunal especial que dicte un nuevo fallo, con "arreglo a derecho".

MADRID-. La Sección Segunda de la Audiencia Nacional española condenó en octubre del año pasado a seis años de cárcel a los jóvenes de Donostia Ekaitz de Ibero, Pello Lamarka, Mikel Arretxe, Unai Pérez, Egoi Alberdi, Oier Lorente, Adur Fernández, Aitor Olaizola, Asier Mariezkurrena, Imanol Vicente, Nahikari Otaegi, Urko Pikaza, Beñat Apalategi, Igor Álvarez y Ekaitz Ezkerra, acusados de "integración en organización terrorista" por pertenecer a Segi.

El Tribunal Supremo ha aceptado el recurso interpuesto por los jóvenes contra aquella sentencia y la ha declarado nula, al entender que no se tuvieron en cuenta las pruebas aportadas por la defensa.

Según el alto tribunal español, durante el juicio oral se admitieron y practicaron, a petición de las defensas, varias pruebas testificales, periciales y documentales sobre las que "no aparece referencia alguna" en la sentencia de la AN.

Según informan Efe y Europa Press, la resolución recuerda que la jurisprudencia del TS "proclama que el deber de motivar por parte del tribunal enjuiciador se extiende tanto a la prueba de cargo presentada por la acusación como la de descargo ofrecida por la defensa, ya que de no hacerse así no se daría satisfacción a las exigencias constitucionales del derecho a la tutela judicial efectiva consagrado en el artículo 24 de la Constitución".

Aclara que eso no implica que la ponderación de las pruebas se lleve a cabo de la forma pretendida por la parte recurrente, sino solamente que se dé una explicación para su rechazo.

Por ello, el Supremo anula la sentencia condenatoria y ordena a la AN que dicte una nueva "con arreglo a derecho", en la que "se subsane la falta de motivación".

Durante la vista pública que tuvo lugar el pasado 27 de setiembre en el Supremo para estudiar el recurso, la Fiscalía pidió que se confirmaran las condenas, mientras que los abogados de los jóvenes reclamaron la absolución al estimar que no había pruebas para castigarlos.

La defensa alegó que las pruebas de cargo se sustentaron en la mayor parte de los casos en declaraciones de otros detenidos obtenidas en dependencias policiales bajo incomunicación y que no fueron ratificadas ante el juez.

Las redadas en las que fueron arrestados estos jóvenes se produjeron el 30 de octubre de 2007el 7 de noviembre en Donostia. Otros fueron detenidos el 4 de diciembre, tras presentarse voluntariamente en la Audiencia Nacional española.