KOMUNISTAK 1 Luchas obreras, movimientos de masas

Revistas (VI Asamblea)
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ver el documento en PDF

KOMUNISTAK 1

 1960 

Munduko langile ta herri zapalduak

ELKAR ZAITEZTE!

 

sarrera lerro batzu /a modo de presentación

Las lecciones de febrero

Diario de un mes de luchas obreras en Vizcaya y Guipúzcoa

Preparemos la ofensiva contra el sindicato fascista

Sobre el
movimiento de masas del proletariado

  1. Movimiento de masas y partido del proletariado
  2. Reformas parciales y lucha de clases

       3.
 Acerca de las comisiones obreras

¿Qué están tramando los burócratas del P.N.V.?

       Sabino Arana oraindikan

       Un racista fuera de serie

Los Comunistas y la Autodeterminación

 

sarrera lerro batzu  a modo de presentación

Euzkadiko langilleon artean komunismoak ez da tradizio sendorik. Ba da, hala ere, gure historian komunismoaren jakintza zientifikoak eragin handia izan duen bolara bat. Egoera hori 1936'gn otsaillatik (“Frente Popular" dalakoaren garaipena elekzioetan), urrengo urtez, garagarilan, Bilbo fazisten atzaparretan erori arte edatzen da. Urte ta kasik erdi honetan, klase-borrokaren gogortze ta demokraziaren bilakatze handi batek lagunduaz, euskal komunistak jakin zuten politika herrikoia erabiltzen, eta herrikoi mailla guzietara urbiltzen, nahiz ta hauen pentsaera arras nahastua egon, bai sozialdemokrataren erreformismoaz bai sabindiar abertzaletasunez.

Harrezkero, Estadu frankista aurrekaitzaren finiatzearekin, marxismoa herritik aldentzen da; arrazoi hauengatikt: Alde batetik, langile ta herrikoi mugimenduak gerrarekin hatera galdu zituen burua, organizazioa ta gogoak. Gaiñera, fazismoaren kontra egindako herrikoi alkartasuna (nahiz ta Euzkadin, proletariotzaren zuzendaritza faltaz, alkartasun honek indar gutxi euki), Euzko Abertzale Alderdiko ta "Partido Socialista Obrero Español"eko buruzagien politika banatzaileak apurtu egin du, berriro, inperialismoaren alde jokatzen dutela agiriaz. Aizkenik, Espaiñako Komunista Alderdia ta Euzkadiko Komunista Alderdia,bere sukursala rebiaionismoan barruraino sarturik dagoz, nazioarteko komunisnoaren zati batekin batera. Hiru arrazoi hauek (gerra galtzeak, E.A.A. ta P.S.O.E.ren antikomunisno itxuak, eta P.C.E.ren rebisionismoak) izan dira gehienik marxismoa herriagandik aldendu dutenak.

Orain, berriz, Euskal langile mugimendua loaldi luze batetik irartzen har da. Esnatze honen hasiera, 1959'ean ipini genezake, eta mugimendu berri honen hasiera dato interesgarrienak hauek dira: aurrena, langile gero ta gehiago lotzen saiotela borrokari (nahiz ta orain arte masa-ekintzak kaxkarrak izan); bigarren: organizazio era berrik sortsen direla (enpresa-komiteak eta besteak oso hasierakoak, xinpleak izan arren; hirugarren: langile klaseko minoria bat burgesia txikiaren organizazio radikalizatuetan sartzen hasia dela, eta laugarren, langile ohartuenak bidean dagozela alderdi proletario erreboluziolari bat eraikitseko, nahiz ta oso gutxi izan langilean artean alderdi honen falta ikusten dutenak.

Orain, bada, beiñere beharrezkoa izan bada, orain beharreskoagoa saigu proleteriotzaren alderdia, banguardián borrokatutako dena, sosialisaoaren sientsia erabiliko dueña, langille ta herrikoi "masa'ekin bat etorriko den alderdia.Alderdi honek zuzenduko ditu langile klasearen ta herri osoaren borrokak bere etsaien kontra, bere eragite, organizazio ta propàgandaren bidez. Ezin bestekoa da alderdi hau fazisten zapalketa desegiteko, demokrazia lortzeko, sozialismoa eraikitzeko ta komunismora heltzeko.

Hau da, beraz, euskal langile aurreratuenen egin beharrik handiena: Alderdi hori eraiki.

Eginkizun horren lehen pausoa hauxe da: aldizkari komunista bat arauz, hutsik gabe ateratzea.

Komunistak aldizkarien lana, Euzkadiko langile klasearen artean, orain arte burgesiaren ideolojiak menperatua, zientzia marxistaren aurreraldia izango da. Langile aurreratuenak pentsaera komunistara bihurtzea, ideolojia ta teoria aldetik lan gogor ta sakona eakatuko die maila politizatuenei. Honen bidez, eta honela bakarrik eraikitzen ahal izango da burgesiaren ideolojiatik bilatu diran militante talde bat marxismoaren zientziak eraberritu militante talde bat, komunista siniste sakon batean elkarturiko militante talde bat.

Bainan Komunistak’en eginkizuna ez da izango burgesiaren ideolojia borrokatzea eta militanteeri teoria formazio sendo bat ematea soilik, baizik-eta beren organizazioaren serbitzuan egotea. Pentsaera batasuna eraikitzen dan nehurrian, organizazio batasuna ere egiten saiatu beharko du, komuniata langileak bateratuaz, eta antolatuaz. Honela proletariotzaren alderdia eratzeko denbora, hurbilduko da. Ideolojiaz teoriaz, politikaz ta organizazioaz mardultasuna ta heldutasuna lortu dan denbora.

Aizkenik, KOMUNISTAK'en eginkizuna, gire klasearenbanguardia ezi ta organizatuz gainera, ekintzaren zuzendari izan behar du. Proletarioen alderdiaren eraketa-bidea borrokaren barnean bait-dago, ta ez kanpoan. Komuniaten egin beharrak herrikoi ta langile borrokak zuzentzea, herrikoi ta langile politika egokia defenditzea, konsigna deiak zabaltzea, aldizkari honen bidez erraztu ta eragikortu egingo dira. KOMUNISTAK, bada, Euzkadiko herriaren ta langile klasearen serbitzuko jaiotzen da.

El proletariado de Euzkadi carece de una sólida tradición comunista. El influjo de la doctrina científica y proletaria del comunismo se hizo notar de un modo especial en nuestro país en el periodo que transcurrió desde la victoria del Frente Popular, en febrero del 36, hasta la ocupación de Bilbao por las tropas fascistas, en junio del año siguiente. Duran te este año, al calor de una agudización extraordinaria de la lucha de clases y del desarrollo de la democracia, los comunistas vascos aplicaron una política que les aproximó sensiblemente a las masas populares anteriormente tan confundidas por la social-democracia reformista y por el nacionalismo aranista.

Después, la implantación del Estado reaccionario franquista consiguió alejar el marxismo de las masas Por un lado, la derrota del movimiento obrero y popular trajo consigo su decapitación, desorganización y desmoralización. Por otro lado, la unión popular forjada frente al fascismo (débil unión, es cierto, en Euzkadi por faltar una dirección proletaria) ha sido rota por la política escisionista de los dirigentes del Partido Nacionalista Vasco y del Partido Socialista Obrero Español, que, de hecho, secundan perfectamente las directrices del imperialismo internacional. Finalmente, el Partido Comunista de España -y su sección vasca, el Partido Comunista de Euzkadi-, ha sido victima del revisionismo en el que ha incurrido una parte del movimiento comunista internacional. Estos tres factores (pérdida de la guerra, anticomunismo del PNV y del PSOE y degeneración oportunista del PCE) son los que han determinado en mayor medida un reflujo en el proceso de vinculación del movimiento obrero con el marxismo.

En la actualidad, asistimos a un periodo de despertar general del movimiento obrero en Euzkadi. Este periodo, iniciado a finales de la década del 50, se viene caracterizando por la incorporación a la acción de una parte cada vez mas importante de la clase obrera (si bien las acciones de masas han tenido un alcance relativamente limitado), por la extensión de nuevas formas de organización (aunque todavía de carácter primitivo, como son los comités de empresa) por la adhesión de una minoría de la clase obrera a organizaciones políticas pequeño—burguesas radicalizadas surgidas precisamente en estos años, por la tentativa de agrupar a los trabajadores más conscientes en un partido proletario revolucionario suya ausencia es sentida ya por cierto número de obreros. Estos son fenómenos nuevos.

En estos momentos la falta de un partido proletario, de un partido efectivamente de vanguardia, de un partido pertrechado con la teoría del socialismo científico, de un partido auténticamente revolucionario, de un partido unido a las masas obreras y populares, la falta de éste partido se hace sentir con la mayor fuerza. Este partido capaz de dirigir —mediante su agitación, organización y propaganda— las luchas de las masas obreras y populares contra sus enemigos es necesario para poner fin a la opresión fascista, para conquistar la democracia del pueblo y para el pueblo, para edificar el socialismo y acceder al comunismo.

La construcción de tal partido es, en el presente la tarea número uno de los obreros más adelantados.

Y para cumplirla, el primer paso a dar es el de la publicación regular de un periódico comunista.

KOMUNISTAK ha de abrir una brecha en la clase obrera de Euzkadi dominada por la ideología burguesa en sus diferentes manifestaciones, y conquistar a los trabajadores más avanzados para el pensamiento comunista supone un profundo trabajo de lucha ideológica y formación teórica a desarrollar entre loa sectores más politizados. Sólo así será posible crear un núcleo de militantes comunistas liberados del dominio de la ideología burguesa y transformados por la ciencia marxista, un núcleo de militantes unidos indisolublemente por una común convicción comunista.

Pero KOMUNISTAK no ha de ser un periódico destinado exclusivamente a la lucha contra las ideas burguesas y a la formación teórica de los militantes. Ha de estar, asimismo, al servicio de su organización. En la medida en que vaya creando una unidad de pensamiento habrá de establecer también una unidad organizativa, reuniendo y articulando a los obreros comunistas y preparando la constitución del partido del proletariado que habrá de llevarse a cabo así que ha ya sido alcanzada la madurez ideológica, teórica, política y organizativa.

En fin, KOMUNISTAK, además de un educador y organizador de la vanguardia de nuestra clase, habrá de ser un guía en la acción. El proceso de formación del partido del proletariado no tiene lugar al margen de la lucha sino dentro de ella. La dirección de las luchas obreras y populares, la definición de una justa política obrera y popular, la propagación de las consignas correctas son responsabilidades de los comunistas de las que podrán hacerse cargo mas eficazmente con el concurso de este periódico que está al servicio del proletariado y del pueblo de Euzkadi

FAZISMOA, OLIGARKIA TA INPERIALISMOAREN AURKA,
 HERRIAREN BATASUNA!

  

Las lecciones de Febrero

En pleno Estado de Excepción, se ha producido un movimiento huelguístico en Vizcaya y Guipúzcoa que, aunque de origen básicamente reivindicativo, por su extensión y por sus implicaciones políticas, constituye un fenómeno de singular importancia.

En las páginas que sigue, publicamos un diario que sin estar libre de carencias y, seguramente, de inexactitudes, dará una idea general del desarrollo del movimiento. Este diario viene acompañado por varios documentos que pueden servir para ilustrarlo en cierta medida.

Ahora, en las próximas líneas, anotamos unas cuan tas observaciones que nos permitirán extraer algunas enseñanzas de interés.

Los resultados de las huelgas no se puede decir que hayan sido satisfactorios. Es innegable que en algunas empresas se ha ganado en unidad, en organización y, a veces, en moral. Pero, en general, los objetivos propuestos al iniciar las huelgas —a pesar de haber sido en todas partes bastante limitados— no han sido alcanzados. Las entradas al trabajo se han realizado sin conseguir imponer las exigencias de los obreros y, casi en todos los casos, en condiciones peores a las existentes antes de iniciar la huelga.

El sindicato vertical ha sido un obstáculo contra el que han chocado todas las acciones obreras. Los enlaces y jurados no han tenido la menor garantía. Ante los despidos de éstos, se ha cruzado de brazos. Los burócratas fascistas se han dedicado a tomar el pelo miserablemente a los trabajadores haciéndoles dar vueltas de un lado para otro, entreteniéndolos y engañándolos, siempre que han podido» En estos días de huelga, los delegados del sindicato fascista han actuado de completo acuerdo con los patrones y los gobernadores civiles de Vizcaya y Guipúzcoa para acabar lo antes posible con las huelgas. Los obreros vendidos que utilizan sus cargos sindicales para traicionar a sus compañeros, han puesto también las cartas boca arriba. ¿Qué decir de los jurados de Altos Hornos que presionaron, por cuantos medios tuvieron a su alcance, para que se volviera al trabajo abandonando los objetivos? (En su celo, llegaron a utilizar la fascista Radio Juventud para llamar a la renuncia a los huelguistas) ¿Qué pensar de la vergonzosa actitud de los jurados de "Ramón Vizcaíno" —de Oyarzun— que rompieron el paro de solidaridad de los trabajadores de la empresa con los huelguistas guipuzcoanos?

La represión, a la sombra del Estado de Excepción ha alcanzado un nivel que a cuantos pensaban que las cuestiones "laborales" no tenían que ver con "la política" no habrá dejado de sorprender. Gobernadores civiles y empresas han coordinado sus medidas represivas hasta el punto de que, en ocasiones, la policía parecía estar directamente a las órdenes de la dirección de la empresa. La ocupación militar de Sestao y Baracaldo, los destacamentos en Hernani y Lasarte, los controles, las Cargas contra los huelguistas, las detenciones (solamente en Vizcaya, en la primera semana de huelga, fueron detenidos 22 obreros de Altos Hornos, 10 de la Naval, 16 de B-W, 1 de la Pattern ...), los despidos, la militarización de algunos huelguistas, son algunas de las medidas utilizadas. Ante ellas se ha chocado; esta es la muralla que ha detenido al movimiento huelguístico.

Frente a ella, el movimiento obrero se ha mostrado insuficientemente organizado. La falta de un trabajo organizativo continuado se ha dejado sentir en las empresas que han parado y también a escala de coordinación entre diversas empresas. Las noticias han circulado en la margen izquierda del Nervión y en la zona de San Sebastián relativamente bien, pero en otras partes han sido escasísimas. La recogida de dinero tampoco ha sido lo eficaz que debiera. So se puede deducir de ello que haya disminuido la solidaridad obrera. La verdad es que el grado de organización no ha estado a la altura de las circunstancias. Y esto por no citar mas que dos aspectos tan elementales como son la información y la colecta de fondos

Finalmente, en este corto periodo, se ha puesto de manifiesto la despolitización de una parte considerable de los trabajadores de Euzkadi que, por un lado, han podido ser utilizados como masa de maniobra por la reaccionaria Alianza Sindical en los "actos de protesta" del 31 de enero y, por otro lado, no han sabido dar una solución política al movimiento huelguístico.

Y aquí nos encontramos con la primera gran lección: existe un malestar tangible en el proletariado hay una combatividad muy estimable pero falta que ese malestar y esa combatividad sean encausados dentro de la política del proletariado. En el movimiento de febrero, lo que más se ha echado en falta ha sido una orientación que solo podía proceder de la política del proletariado, del partido del proletariado que los obreros comunistas hemos de orear. Esta orientación política hubiera permitido plantear el combate en sus justos términos. La policía ha hecho uso de su fuerza y, al hacerlo, ha politizado cada conflicto surgido por motivos "laborales". Es Indudable que la relación de fuerzas era desproporcionada, pero ¿no lo es también que la represión no ha obtenido la respuesta adecuada por no haberse dirigido eficazmente el movimiento contra ella? La lucha contra la represión, dentro de la fábrica o fuera ella, la unión del proletariado con las demás clases populares para apoyar la resistencia de los huelguistas, la unión de todos los obreros de todas las empresas en las que hay un núcleo organizado para reclamar la libertad de reunión y expresión y aplicar este derecho organizando manifestaciones de solidaridad en todas las formas posibles, estas son las tareas que una dirección política hubiera ayudado a realizar al movimiento obrero.

La segunda gran lección es que la eliminación del sindicato fascista y el desarrollo de un movimiento de masas del proletariado que anime un sindicalismo obrero de lucha de clases son dos objetivos ligados íntimamente entre sí que han de ser alcanzados prontamente (a este par de temas dedicamos dos artículos que se insertan en esta misma revista, el primero escrito por un militante en los días en que el movimiento declinaba y el segundo elaborado por el comité de redacción de KOMUNISTAK).

Estas son las dos principales lecciones que podemos aprender de nuestra derrota de febrero. Si todos los trabajadores más honestos y conscientes las aprenden, la lucha no habrá sido estéril.

 

Diario de un mes de luchas obreras en Vizcaya y Guipúzcoa

Los orígenes de la huelga Iniciada en Altos Hornos hay que buscarlos en las últimas semanas de Enero.

El miércoles 22. Habla de celebrarse una reunían para la negociación del Convenio Colectivo, a la que debía de asistir en representación de los obreros —además del Jurado de empresa y enlaces— una Comisión compuesta por 21 miembros. Hay que señalar que esta Comisión había sido elegida por los trabajadores a fin de que asegurase una mayor participación obrera en la negociación del Convenio. Anteriormente se habían celebrado varias reuniones, en la primera de las cuales se puso de manifiesto la desconfianza de los trabajadores hacia el Jurado de empresa y el total desconocimiento por parte del personal de las peticiones formuladas por aquél en el Convenio; en la segunda, a la que asistieron más de 400 obreros, dos miembros del Jurado leyeron los 17 puntos presentados a la empresa para el nuevo Convenio, cuya forma de presentación fue rechazada por los asistentes, en tanto no hubiesen sido estudiadas debidamente por los comités departamentales ya existentes y otros en trance de formación. Así fue como llegó a constituirse el Comité de los 21: con el fin de que defendiese los intereses de los trabajadores en la citada reunión. A uno de los miembros de esta Comisión, Basilio Montes, no se le envía la citación y, en el momento de celebrar se la reunión, el Director social le impide la entrada. EL resto de los componentes de la Comisión pide al Secretario del Jurado una explicación de este hecho arbitrario y exige la presencia del compañero excluido. Al negárseles la petición, los 500 obreros asistentes (entre los 21 miembros de la Comisión y otros trabajadores de las comisiones departamentales) abandonan el local dejando solos a Jurado y empresa.

Jueves 23. Se conoce en la fábrica la expulsión de Basilio. A las 6 de la tarde 1.000 obreros se concentran en "explanada" frente a las oficinas de la empresa, de Baracaldo. Una comisión se dirija al Jurado y empresa exigiendo: la dimisión del Jurado, el reconocimiento de la Comisión de los 21 para la negociación del Convenio, que no se tome ninguna represalia contra loa miembros de dicha Comisión, que se les permita reunirse en los locales de la empresa. La dirección pide un plazo de 8 días para "reflexionar" y, con respecto a la expulsión de Basilio, no da ninguna respuesta aclaratoria, limitándose a afirmar que éste se encontraba en su puesto de trabajo habitual.

Viernes 24. "Acero" —revista de la empresa— viene a confirmar la expulsión de Basilio; en ella se le insulta y se da una información totalmente falseada de los hechos. Uno de sus artículos está firmado por el Jurado Agustín Liona, cuyo desprestigio entre los trabajadores es notorio.

Sábado 25. Los obreros lanzan una hoja en la que se aclara la verdad de lo sucedido, dando cuenta de los manejos de la empresa y Jurado durante la fracasada reunión del miércoles.

Domingo 26. La policía va a buscar a sus domicilios a Basilio y otros dos obreros de la empresa, Fuentes y Pedro Solaberría, no consiguiendo detener más que a éste último.

Martes 28. Basilio es detenido en la fábrica.

Miércoles 29. Se realiza un paro en protesta por la detención de Basilio.

Jueves 30. Aumenta la tensión producida por la detención de los dos obreros citados. A las 6 de la tarde, unos 2.500 trabajadores se concentran frente a las oficinas, exigiendo de Jurado y empresa la respuesta prometida la semana anterior. Es la segunda "explanada que realizan los obreros para apoyar sus peticiones, pero la dirección "no había pensado la respuesta".

Viernes 31. Por la mañana se realiza un paro de dos horas en las secciones de Baracaldo y Sestao. La sección de Ansio queda totalmente paralizada por la tarde. Son movilizados 70 policías. A las 8 de la tarde detienen a Fuentes en la fábrica y, tras un minucioso registro en los roperos de la misma, se procede a la detención de varios miembros del Comité. Ante estos hechos los obreros deciden mantener la huelga indefinidamente.

Este mismo día, respondiendo al llamamiento de la Alianza Sindical de Euzkadi, se registran paros en varias empresas vizcaínas; según nuestras noticias en: Cenemesa, Naval, Pattern, Somme, Babcock Wilcox y Urbasa.

Sábado 1. No hay noticias de los detenidos de Altos Hornos. 8.000 obreros se mantienen en paro todo el día. Se realiza la tercera "explanada" bajo la vigilancia de la policía. Por la tarde, el Gobernador Civil ordena el cierre de la empresa en sus tres secciones: Ansio, Baracaldo y Sestao.

 Domingo 2. La policía obliga a desalojar la fábrica a los trabajadores del turno de noche.

Lunes 5. La empresa se encuentra cerrada. Siguen trabajando en los tres relevos los ingenieros, maestros y peritos y, en la conservación y mantenimiento de las instalaciones, algunos trabajadores más, quienes hablan recibido una carta de la empresa amenazándoles con las sanciones previstas para estos casos en el Código Penal.

En la NAVAL de Sesteo, hay paro general por la mañana
y concentración de los obreros ante las oficinas. Las reivindicaciones de los trabajadores de esta empresa giran en torno a la petición de un mayor porcentaje de primas por tonelaje, aumento salarial para el nuevo convenio (considerando totalmente insuficiente el tope del 5'9%), solución al problema del aprendizaje. En los días anteriores, estas peticiones habían sido respaldadas por diversos paros y plantes, sin que por el momento se hubiese conseguido una respuesta por parte de la empresa. A esto hay que añadir la indignación producida entre los trabajadores por la detención, días antes, de los miembros del Comité elegido para negociar con la dirección. La empresa pide a los obreros de contrata que sigan trabajando y ante la negativa de éstos, decide su expulsión inmediata.

EL Martes 4. Los 9.000 trabajadores de la NAVAL se mantienen en paro total. A las 11 de la mañana, la guardia civil vigila la salida de la fábrica. Por la tarde, el personal en su totalidad abandona la fábrica antes de la hora acostumbrada.

 En la BABCOCK WILCOX aparece un llamamiento del Comité de empresa, convocando a un paro para el día 5.

ALTOS HORNOS: como el día anterior, loe obreros se con centran mañana y tarde en la plaza de Baracaldo. El Jurado se dirige a ellos invitándoles a que vuelvan al trabajo. Por prensa y radio hace llamamientos en este mismo sentido sin obtener resultado alguno. Los obreros mantienen su de cisión de continuar la huelga mientras no sean puestos en libertad los compañeros detenidos. El periódico Hierro lanza la noticia de que se está empezando a registrar la vuelta al trabajo. Nada mas infundado, la verdad es que sólo una centena de esquiroles mantiene esta actitud ante la repulsa del resto de sus compañeros. 
En la noche del 4 al 5, la guardia civil, armada con metralletas, va a buscar a sus domicilios a los fogoneros y les obliga a ir al trabajo.

Miércoles 5. NAVAL, continua en paro total. Se convoca a los obreros a la fábrica con el fin de darles una in formación precisa y poder tomar las medidas oportunas. Recorren la fábrica en manifestación, concentrándose finalmente ante las oficinas de la empresa todo el personal (plantilla y contrata) . Deciden mantener la "explanada" toda la tarde, en tanto la dirección no de una respuesta. A las 9 de la noche, llega la orden de cierre. Este mismo día, empiezan las detenciones entre el personal de la empresa.


En la BABCOCK WILCOX, 4.000 obreros se declaran en huelga, respondiendo al llamamiento del Comité de empresa lanzado el día anterior. A la 1 de la tarde se ordena el cierre de la fábrica.

Hay gran concentración de los trabajadores de ALTOS HONOS en la plaza de Baracaldo. Se producen fuertes choques con la policía. Los obreros respondieron lanzando piedras contra la guardia civil y la policía armada. Hay que destacar que durante todo el periodo de huelgas las zonas de Baracaldo y Sestao (principalmente), han permanecido ocupadas, día y noche, por la policía.

 Jueves 6. Los 400 obreros de la PATTERN IBÉRICA se unen a la huelga, en protesta por la detención de un compañero. Este mismo día se ordena el cierre de la fábrica.

La dirección de ALTOS HORNOS envía al personal una carta que expresa muy bien el maridaje oligarcas-gobierno: el Gobernador Civil aporta el texto, la empresa el sello y fecha.

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *

MUY SR; MIO:

EL GOBERNADOR CIVIL DE VIZCAYA, CON FECHA DEL 5, DE ACTUAL, COMUNICA LO SIGUIENTE: “DECLARADO EL ESTADO DE EXCEPCION POR DECRETO DE 24 DE ENERO ULTIMO Y EN USO DE LAS FACULTADES QUE ME CONFIERE EL ARTICULO 32 DE LA VIGENTE LEY DE ORDEN PUBLICO HE VENIDO EN DISPONER LA PRESNTACION PERSONAL OBLIGATORIA DE LOS TRABAJADORES Y EMPLEADOS DE ESTA EMPRESA, A FIN DE ASEGURAR EL NORMAL FUNCIONAMIENTO DE LOS CENTROS VITALES DE LA MISMA; A LA MAYOR BREVEDAD DEBERA DARSE CUENTA DEL PERSONAL AFECTADO A FIN DE QUE EN SU CASO SE FIJEN LAS RESPONSABILIDADES CONSIGUIENTES;

LO QUE POR ESTAR VD. AFECTADO POR TAL DISPOSICION SE LE COMUNICA A LOS EFECTOS OPORTUNOS PARA SU MAS ESTRICTO CUMPLIMIENTO.

SELLO DE ALTOR HORNOS Y FECHA 6-2-69

(carta enviada por la dirección al personal)

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los comités obreros de 30 empresas vizcaínas lanzan un llamamiento convocando a un paro para el día 11 y en el que se explican los motivos de la huelga, (ver documento nº 1)

Viernes 7. Se registran paros parciales en varias empresas: Echevarría. Ruiz Velasco. Somme y Patria Ibérica.

Los 450 alumnos de la Escuela de Maestría de Baracaldo se declaran en huelga.

Guipúzcoa se incorpora al movimiento huelguístico. En la empresa MICHELIN de Lasarte, el malestar que se venía arrastrando desde hacía tiempo, como consecuencia de las reiteradas arbitrariedades de la dirección, estalla al día 5 al ser conocida la noticia de la expulsión del Jurado de empresa, Florentino Ostolaza, acusado de ser el responsable del paro efectuado el día 31, en protesta contra la Ley Sindical. Ese mismo día pararon algunos talleres, sin abandonar los obreros sus puestos de trabajo. A éstos se unieron los del turno de noche. A la mañana siguiente la fábrica se encontraba totalmente parada y ocupada por todos los trabajadores. De nada sirvieron los intentos de la dirección y las falsas promesas de que todo se arreglaría. Los obreros permanecieron firmes en sus puestos, de brazos caídos, ocupando la fábrica durante 30 horas hasta que fueron obligados, por la fuerza, a desalojar. Avisada por la dirección de la ocupación de la fábrica, la fuerza pública se presentó inmediatamente y amenazó con cargar si no se desalojaba en 15 minutos. Esa misma tarde, la fábrica es cerrada por orden gubernativa. So lo se permite la entrada a los empleados que habían trabajado el día anterior (oficinistas y técnicos).

Al encontrarse los obreros, el viernes 7, con que la fábrica estaba cerrada para todo el personal exceptuado el de oficinas, se concentran en la puerta de la factoría ante la que la dirección manifiesta tajantemente su postura: no está dispuesta a ceder en lo más mínimo y amenaza, además, con tomar represalias contra los obreros más destaca dos en la huelga. Los trabajadores allí reunidos, empiezan a impedir el paso de los camiones al interior de la factoría y la dirección vuelva a llamar a la fuerza pública que se presenta con 14 jeeps, 2 autobuses y caretas antigases y, sin dar tiempo a reaccionar, carga brutalmente contra los trabajadores. Se produce un choque y uno de los obreros es gravemente herido en la cabeza. Es trasladado al Gobierno civil y acusado de intento de agresión a la fuerza pública".
Los obreros de Michelin lanzan un llamamiento a los trabajadores de Guipúzcoa, explicando los hechos ocurridos y exponiendo claramente cual es su postura, (ver documento nº 2)

Se registran paros en ORBEGOZO de Hernani. Los obreros de esta empresa tenían planteadas una serie de reivindicaciones en torno al sistema de primas. La dirección informa que serían estudiadas las peticiones, pero que de ninguna manera está dispuesta a admitir el plazo fijado por los obreros considerando que este acto constituye "una coacción inadmisible hacia la empresa". Laminación exige la solución inmediata a las reivindicaciones planteadas desde hacía tanto tiempo y para el trabajo. Poco a poco se van uniendo las demás secciones, a las 10 de la noche, el paro era total.

VIZCAYA. se cumple ya un mes desde que comenzó la huelga en Altos Hornos. Permanecen cerradas las tres grandes empresas: Naval, Babcock y Altos Hornos. En Bilbao, la mayoría de las fábricas trabajan a ritmo lento. Entre huelgas y paros parciales se calcula que el movimiento huelguístico es apoyado por unos 30.000 trabajadores.

El sábado 8. Los 3.000 obreros de MICHELIN se mantienen firmes en su postura.

En 0RBBGOZ0 empiezan las negociaciones que no conducen a nada dada la negativa de la dirección a discutir mientras los obreros se mantengan parados. El personal, que hasta entonces había permanecido en sus puestos en espera del resultado de las negociaciones, empieza a concentrarse ante la puerta de la dirección quien avisa inmediatamente a la policía. Esta amenaza a los obreros con entrar a por ellos si no abandonan la fábrica en el acto. Antes de salir se celebra allí mismo una asamblea relámpago que decide por unanimidad mantener la huelga en tanto la dirección no de una respuesta satisfactoria a su peticiones. Desalojan los obreros la fábrica acto seguido, vigilados e insultados por la fuerza pública.

Lunes 10, ORBEGOZO, el Jurado se reúne con la dirección. Más tarde se celebra una asamblea con participación de todos los trabajadores. La dirección por boca del subdirector hace saber sus propuestas: estudiará el sistema de primas, está dispuesta a no tomar ninguna represalia... todo ello condicionado a la reanudación inmediata del trabajo. Se discuten las propuestas entre los trabajadores quienes, viendo que no añaden nada nuevo a la situación y no estando dispuestos a dejarse engañar por vagas promesas como en ocasiones anteriores, deciden continuar la huelga.

En MICHELIN, los obreros se reúnen frente a la fábrica vigilados de cerca por la policía. La dirección ensaya nuevos métodos para presionarles: comunica al Jurado la sanción de 4 trabajadores por un periodo de 6 meses y de otros dos por 4 meses. Se reafirma en el despido de Ostolaza y para terminar añade que estaría dispuesta a considerar "posible aumento de salarios" sobre la base de 50 céntimos la hora. Ante semejantes declaraciones los obreros se mantienen firmes en su postura.

LUZURlAGA (Pasajes), los obreros de esta empresa hablan respondido al llamamiento de solidaridad de los trabajadores de Michelin, realizando, el sábado día 8, paro en la sección de placas. En la mañana del lunes, otras secciones se unen al paro. Por la tarde, la fábrica queda totalmente paralizada. Circula una hoja en la que se plante en las reivindicaciones: a) en protesta por las malas condiciones de trabajo en macharía y fundición; b) en protesta por el descuento del 3% sobre el rendimiento del trabajo personal; c) en protesta por el salario de miseria que obliga a los obreros a trabajar más horas de las reglamentarias; d) en protesta ante la nueva Ley Sindical, los obreros exigen: l) que corra a cargo de la empresa el citado descuento del 3%; 2) que se mejoren las condiciones de trabajo en Machería y fundición; 3) mayor participación de los obreros en los asuntos de la empresa; 4) semana laboral de 44 horas. Antes de tomar una decisión, los obreros de esta empresa piden a la dirección una respuesta.

En la C.A.F. de Beasain, las dos secciones de montaje paran durante una hora para manifestar su descontento por el tope del 5'9% impuesto a los aumentos de salario y en solidaridad con los obreros de Michelin.

Martes 11. En MICHELIN, pese a las malas condiciones para reunirse, la falta de información, la vigilancia de la policía, los obreros no están dispuestos a ceder ni un palmo en las reivindicaciones planteadas a la empresa. Además de Ostolaxa, es despedido otro jurado y se confirman las sanciones con que la dirección había amenazado.

0BBEG0Z0. los jurados tratan de llegar a un acuerdo con la dirección que se muestra totalmente intransigente. Es te día trata de desconcertar a los trabajadores poniendo en juego una serie de sucias maniobras tales como, aneen der las luces de la fábrica, hacer correr el rumor de que los trabajadores se van incorporando poco a poco, que los hornos van a ser encendidos de un momento a otro... Estos bulos no consiguen engañar a los obreros.

Miércoles 12. la dirección de ORBEGOZO. Comunica se va a celebrar una reunión del Consejo de Administración y se informará seguidamente de las decisiones tomadas en el mismo. El jurado espera durante todo el día y la decisión no es dada a conocer.

RAMON VIZCAÍNO (Herrera) las reivindicaciones de los obreros de esta empresa giran en torno a los mismos puntos que las planteadas en otras empresas de Guipúzcoa: el techo
del 5'9% revisión de primas, 3% sobre el rendimiento del trabajo... Para apoyar estas reivindicaciones se realiza un paro de dos horas, la dirección solicita un plazo para contestar.

Por motivos similares se realizan desde el día 8, paros en distintas empresas: Niessen (Rentería), Luzuriaga (Lasarte), Tor (San Sebastián;

Jueves 13. Los trabajadores de MICHELIN llevan ya una semana de huelga.

En ORBEGOZO, el jurado aguarda la respuesta que la dirección prometió el día anterior. El subdirector responde al fin: la empresa cerrará inmediatamente. Ante las insistencias del Jurado accede a "parlamentar". En el transcurso de esta conversación se revisa, sección por sección,
el sistema de primas. Se consigue llegar a un acuerdo pero la dirección insiste en que éste no será efectivo mientras no se obtenga el "visto bueno" del gobernador, y, cuando el Jurado propone le acompañe al Gobierno Civil, la dirección se niega rotundamente. A las 7'30 de la tarde, comunica el cierre de la fábrica por tiempo indefinido añadiendo, como nota aclaratoria, que atendiendo a las peticiones del gobernador civil, pondrá en conocimiento del mismo las medidas disciplinarias adoptadas. Va el Jurado
a visitar al Obispo de la diócesis quien le promete ayudar le en la medida de lo posible. Consigue del gobernador la promesa de que recibirá al Jurado siempre que éste vaya acompañado del Delegado Provincial de Sindicatos.

Viernes 14. Los obreros de ORBEGOZO se reúnen en asamblea en la plaza de Hernani. Se informa de todo lo sucedido. El Jurado va a visitar al Delegado Provincial de Sindicatos, quien, informado de la situación, se pone en contacto con el gobernador comunicando después al Jurado, que aquel se niega a reconocer haber hecho promesa alguna al Obispo. Vuelta del Jurado a ver al Obispo quien se dirige, esta vez, al Delegado de Trabajo. Tampoco consigue éste que el gobernador reciba a los obreros, pero por medio de él se consigue averiguar que no es cierto que
los acuerdos entre empresa y obreros necesiten de la autorización del gobernador para ser efectivos, con lo que queda al descubierto la flagrante mentira de la dirección. Esta misma tarde, el Jurado informa a la dirección de la reunión mantenida con el Delegado de Trabajo y obtiene
"a cambio", la notificación de la expulsión de 19 trabajadores entre los cuales hay 4 jurados. Una nueva asamblea tiene lugar en la plaza de Hernani, en la que se informa de las expulsiones. La noticia llena de indignación a los obreros, su decisión es firme: mantendrán la huelga en tanto no sean admitidos los expulsados.

Sábado 15. VIZCAYA. en esta semana (del 10 al 16) la situación ha permanecido estable. Continúan cerradas las tres grandes empresas; el movimiento huelguístico afecta a unos 25.000 trabajadores. Se calcula que hay más de 200 obreros detenidos.

En GUIPUZCOA se registran paros parciales en Catelsa. Bianchi, Mecanoplástlca. En ORBEGOZO. es detenido el jurado de empresa Iñaki Insausti; se lanza una hoja informan do de la actuación de algunos encargados y jefes de sección que, a espaldas de sus compañeros, habían mantenido conversaciones con la dirección pretendiendo hacer creer a todos que se estaba llegando a un acuerdo y que el lunes se reanudaría el trabajo. Reproducimos parte de la hoja: . . . Los obreros de Orbegozo hemos de denunciar estos manejos del grupo de encargados y jefes de sección que pretenden anular los efectos de nuestra lucha. Su negociación no ha sido hecha en nuestro nombre, y sus decisiones nada valen para nosotros. Obreros de Orbegozo, mantengámonos firmes en nuestra actitud!¡ Luchemos hasta la victoria¡ ¡

NO A LAS EXPULSIONES! ¡O TODOS O NINGUNO!!

Lunes 17, a la lucha de los obreros de Michelin y Orbegozo, vienen a sumarse los trabajadores de MECANOPLASTICA (Rentería). En noviembre del año pasado, los obreros
de esta empresa habían presentado a la dirección un escrito exponiendo sus reivindicaciones. En enero contesta la dirección que estaba dispuesta a "estudiar" dos de los puntos del escrito pero que los 5 restantes no merecían ni discutirse. Insisten los obreros en que admitirán una solución parcial a sus reivindicaciones y dan un plazo para que la dirección vuelva a considerar sus demandas. Ante el silencio prolongado de la dirección, deciden apoyar sus peticiones con un paro que efectúan este lunes, durante 6 no ras.

Martes 18, VIZCAIA, 16.000 trabajadores continua en huelga.


GUIPÚZCOA, en ASTILLEROS DE LUZURIAGA, es expulsado el jurado de empresa Andoni Aguirregomezcorta. Al conocerse la noticia todos los trabajadores pararon inmediatamente, exigiendo la readmisión del compañero despedido. La dirección, no solo se reafirma en su postura sino que amenaza con nuevos despidos. Se decide mantener la huelga hasta que se readmita al despedido.

La empresas en huelga son en estos momentos cuatro: Orbegozo, Michelin, Astilleros de Luzuriaga y Mecanoplástica (que ha vuelto a parar durante 6 horas). En total sostienen la huelga, cerca de 5.000 trabajadores en Guipúzcoa.

Aparece un llamamiento de la Comisión Coordinadora de los trabajadores guipuzcoanos. En él se informa de la situación general en Vizcaya y Guipúzcoa, detenciones y sanciones, provocaciones de las autoridades y actuación de la policía. Termina convocando un paro general de dos horas para el día 19, en protesta por la represión y en solidaridad con los huelguistas.

Miércoles 19, Después de dos semanas de huelga, los obreros de MICHELIN, vuelven al trabajo.

Continúan la huelga Orbegozo y Mecanoplástlca.

Respondiendo al llamamiento de la Comisión Coordinadora paran este día, entre otras, las siguientes empresas: Contadores, Niessen, Talleres Molxer, Talleres Olaizola, Sabino Olascoaga y Juan Olascoaga, en Rentería; Victoria Luzuriaga, en Pasajes; Muebles Ayala y Talleres Tor, en Donosti; La C.A.F., de Beasain; Muebles Xey, de Harnani; Castel Ruiz y Plástico Beta, de Oyarzun; Contadores, de Herrera.

Jueves 20. VIZCAYA. se mantiene en 16.000 la cifra de huelguistas, haciendo frente a un clima de dificultades creciente. Los obreros empiezan a recibir ultimátum de las empresas, en los que se les fija el día exacto para volver al trabajo, advirtiendo el carácter último de esa llamada. Así, Altos Hornos envía 200 cartas diarias a sus obreros. La táctica de los empresarios es ir reanudando poco a poco el trabajo por secciones, fracasan los intentos de reunir a los obreros para poder examinar la situación general y tomar una postura conjunta. En Altos Hornos y la NAVAL, la policía vigila constantemente para impedir cualquier tentativa de reunión. Se toman todas las medidas "oportunas", tanto por parte de la policía COBO por parte de los empresarios, con el fin de acabar con el movimiento huelguístico. En la Naval, por ejemplo, debía de pagar se a los obreros el sábado día 15; la dirección dio orden que se pagase a un numero muy limitado cada hora, a fin de evitar que los obreros tuviesen ocasión de concentrarse.

 De altos Hornos, hay 700 obreros convocados para reemprender el trabajo el viernes.

Viernes 21. ALTOS HORNOS, la mayoría de los trabajadores convocados se presentan en la fábrica, fuertes contingentes de la policía vigilan la entrada impidiendo todo intento de reunión y dispersando los conatos de formar piquetes de huelga.

Sábado 22. VIZCAYA. la huelga está tocando a su fin. En Altos Hornos los obreros se incorporan progresivamente al trabajo. En la Naval y en la Babcock, aunque todavía sigue la huelga, se registra la misma tendencia.

En Unquinosa, los obreros han realizado tres "explanadas" a lo largo de esta semana.

Por estas fechas, continúan encarcelados en Basauri, 100 obreros de Altos Hornos, 17 de la Naval, 18 de la Babcock.

La policía patrulla constantemente por los puntos estratégicos de las principales zonas obreras. La guardia civil establece controles de documentación.

Solamente en Altos Hornos, la cifra de detenidos comunicados, asciende a 200.

Lunes 24. Todos los obreros de la Naval se reincorporan al trabajo excepto los que continúan encarcelados. Al parecer la decisión ha sido tomada conjuntamente. Hay que destacar el comportamiento traidor de algunos miembros del Jurado de empresa que, a espaldas de sus compañeros y del Comité, negociaron el Convenio mientras la fábrica permanecía cerrada.

En la Babcock, se reemprende también el trabajo, registrándose paros parciales ese mismo día, para reclamar la vuelta de los compañeros despedidos.

Días 25 y 26: Ha concluido prácticamente la huelga en Vizcaya, faltan por reincorporarse al trabajo unos 700 obreros de Altos Hornos que lo harán en días sucesivos.

Jueves 27. ORBEGOZO. días antes ha despedido a todo el personal, prometiendo que readmitirá a todos, menos a 4, si vuelven al trabajo el jueves. De este modo se acaba esta huelga, quedando despedidos el Secretario del Jurado de empresa, Iñaki Insausti y los trabajadores Leunda, Zubillaga y Arregui. 

Documento Nº 1

Vizcaya obrera por una acción unida y organizada

Representantes obreros de unas 300 empresas de Vizcaya, entre las que se encuentran las más importantes, nos hemos reunido para estudiar la difícil situación de la clase obrera vizcaína, situación que se ha agravado con los últimos acontecimientos: huelga de Altos Hornos, Naval y Babcock, acompañadas por parte de las autoridades de las acostumbradas medidas represivas: cierre de las
tres empresas, suspensión de empleo y sueldo a los parados de la Naval y detenciones de numerosos militantes obreros con interrogatorios coactivos y posible tortura de alguno de ellos.

Examinada la situación anterior a este difícil momento de lucha, vemos:


que, los obreros estamos pasando por una difícil situación económica por razón de unos salarlos congelados hace tiempo y que se han quedado muy por bajo de lo indispensable para cubrir las necesidades actuales da la familia obrera,

que, a esto me junta la declaración del estado de excepción del que pueden valerse las empresas para obtener con más facilidad el apoyo de las autoridades, para reprimir las acciones que pudiéramos programar en defensa de nuestras justas aspiraciones de mejora, reforzando sus posiciones para mantenemos a raya en las negociaciones de convenios, manteniendo los salarlos bajos, hasta no sabemos cuando,

que, a pesar del estado de excepción, el nivel de lucha de nuestros compañeros de trabajo tal y como lo palpamos en las empresas, es fuerte para emprender cualquier acción seria, con tal de que sea una acción obrera, unida y organizada,

que, el hecho de una acción de la envergadura de la realizada actualmente por unos 20.000 obreros parados
de Altos Hornos, Naval y Babcox, con cierre gubernativo de las mismas, con numerosos obreros detenidos
y maltratados, con paros parciales en otras empresas y todo ello dentro del marco de represión que supone el estado de excepción, es UN EXPONENTE DE LA CAPACIDAD DE LUCHA DE LA CLASE OBRERA EN ESTOS MOMENTOS.

Por todo lo anterior serenamente examinado, creemos: QUE TODAS LAS EMPRESAS QUE TENGAN FUERZA ORGANIZADA DEBEN SUMARSE A LA HUELGA DE ALTOS HORNOS, NAVAL Y BABCOCK, HACIENDO UN PARO INICIAL DE... DE DURACIÓN, QUE COMENZARA EL DIA...

Los OBJETIVOS D£ ESTA HUELGA claramente definidos para conocimiento de las autoridades gubernativas y laborales son los siguientes:


1º Que se ponga en libertad a nuestros compañeros obreros detenidos, que no tienen más delito que defender sus intereses y los intereses de sus compañeros de trabajo. 29 2º Que las empresas admitan para las conversaciones del Convenio el que se creen comités escogidos por talleres y secciones que sean auténticamente representativos de la clase obrera, por elecciones realizadas libremente con esta finalidad.

3º Que los comités hechos para las conversaciones de convenios, sostengan en sus programas unos puntos mínimos comunes que habrán de sacar adelante solidariamente entre todos. Estos puntos son: 300 pesetas de salario mínimo, 44 horas semanales, jubilación con el salarlo real, escala móvil, 21 días de vacaciones.

Esta hoja seguirá dando consignas comunes aceptadas por el mayor numero de empresas que se integran en la acción coordinada. Es necesario que nos organicemos desde la base por comités de empresa.

Ha llegado el momento de la ACCIÓN SERIA UNIDA Y ORGANIZADA. Si demostramos que somos capaces de realizarla habremos ganado la primera batalla. PEDIMOS A LOS TRABAJADORES DE OTROS SECTORES que no son la industria, como BANCA, GRANDES COMERCIOS, etc . . . que se unan a nuestra acción organizándose por comités. Esperamos comprensión y apoyo del resto de los ciudadanos del Pueblo Vasco de Vizcaya que no pueda incorporarse directamente a nuestra acción de lucha.

  Documento Nº 2

Compañeros: estos son los hechos, nuestra postura es ésta:

- EXIGIMOS LA READMISIÓN CE NUESTRO COMPAÑERO PLORENTIMO OSTOLAZA, INJUSTAMENTE DESPEDIDO POR HACES OIR LA VOZ DE LOS OBREROS DESDE SU PUESTO DE JURADO DE EMPHRSA¡

- RECHAZAMOS los aumentos de salarios que la dirección nos quiere imponer (el 5'9% y exigimos un aumento de 40 pesetas diarias, y que la empresa pague el 3% sobre el rendimiento del trabajo personal, como hacen con los administrativos y técnicos.

- PROTESTAMOS por la forma con que se nos trata de imponer la nueva Ley Sindical, elaborada a nuestras espaldas y en defensa de los intereses de los patronos.

- DENUNCIAMOS a las CNS como un instrumento de los patronos para mantener la explotación de que somos objeto.


- EXIGIMOS que terminen de una vez por todas las constantes arbitrariedades a que la dirección nos somete por medio de jefes de personal, jefes de taller etc .
. .

- NOS SOLIDARIZAMOS con la lucha que están llevando nuestros compañeros de Vizcaya (Altos Hornos, Babcock Wilcox y Naval) contra los salarios de hambre que nos quieren imponer los patronos las CNS y el gobierno.

Compañeros: en estos momentos de continuas injusticias la necesidad de unión es más grande que nunca. Separamos nada somos, unidos nadie nos podrá vencer. Por eso os pedimos solidaridad con nuestra lucha, pues en todas partes hay problemas como los nuestros y en todas las partes somos objeto de humillaciones e injusticias. Combatiendo todos ¿untos ahora conseguiremos lo que separados nunca con seguiríamos.

TRABAJADORES DE GUIPÚZCOA: UNIDAD DE VUESTRAS LUCHAS CON LAS NUESTRAS; TRABAJADORES: ORGANICEMOS NUESTRA LUCHA¡ VIVA LA UNIDAD DE LOS TRABAJADORES¡

(reproducción de la última parte del llamamiento de los trabajadores de Michelin)

 

  

¡PREPAREMOS LA OFENSIVA CONTRA EL SINDICATO FASCISTA!

Nuestra actitud ante el sindicato fascista no puede ser hoy la misma que hace unos años. Dos nuevos factores se presentan en el momento actual que deben hacernos reexaminar nuestro proceder ante el sindicato vertical a todos los trabajadores.

El primer factor es la generalización de la conciencia de que "el sindicato no sirve para nada como no sea para engañarnos". Las funestas maniobras de los verticalistas para liquidar el reciente movimiento huelguístico han podido quitar la venda a los más ingenuos, a los que seguían en la ceguera a pesar de los encarcelamientos de jurados y enlaces que se supone han de gozar de inmunidad para representar a sus compañeros, los despidos de cuantos enlaces han destacado en la lucha, las destituciones de los cargos sindicales por obra y gracia de los falangistas. El sindicato vertical no ha hecho otra cosa que combinar la demagogia obrerista con la más perfecta colaboración con los Gondra, Chávarri, Orbegozo y demás canallas en cuyas fábricas dejamos nuestras vidas a cambio de unos salarios cada día más miserables.

El segundo factor es la aparición y extensión de nuevas formas de organización al margen del sindicato fascista. Aunque todavía no han adquirido la madurez necesaria, los comités de empresa comienzan a configurar un movimiento de masas del proletariado que ha de acabar de una vez por todas con el mil ve oes anti-obrero sindicato vertical.

Antes, el sindicato fascista no era más aceptable que ahora. Era, igual que hoy, un instrumento más al servicio de la oligarquía, como la brigada político-social, el gobierno o la guardia civil. Pero, hasta no hace mucho convenía introducirse en su interior para, agotando las posibilidades —que ofrecía en el papel—, demostrar a las masas cual era su verdadera función. Durante los años en que ha tenido lugar esta demostración práctica, los obreros más conscientes han trabajado en el sindicato vertical y, al mismo tiempo, fuera de él. Dentro, como queda dicho, no para apoderarse de él o transformarlo "desde dentro" sino para agudizar sus contradicciones internas y cavar su tumba. Fuera, para preparar un movimiento de masas del proletariado capaz de enterrar efectivamente al sindicato vertical y defender dignamente, con las armas de la unidad y la lucha, los intereses de la clase obrera.

Ahora, cuando se extiende el convencimiento de que el vertical es un sindicato gansteril, cuando los comités de empresa empiezan a tener una existencia tangible, ¿hemos de seguir simultaneando la acción en el interior del sindicato vertical con la acción en su exterior?

Nuestra respuesta es un no rotundo. ¿Por qué?

1º. Porque estar dentro ya no sirve para nada (ni siquiera a nivel de empresa; como se ha visto palpable mente en Febrero)

2º. Porque seguir dentro es equivalente a prestar un apoyo al sindicato vertical que, después de tan enormes traiciones y burlas, se prestigia única y exclusivamente con la presencia de los sindicalistas honestos que todavía quedan en sus cargos. Y

3º . Porque concurren ya las condiciones (toma de conciencia antivertical no en las minorías sino en las masas y mínimo de organización independiente) que pueden permitir la victoria de una ofensiva contra el sindicato fascista.

A nuestro juicio ha llegado el momento de pasar a la ofensiva contra el sindicato fascista. Para que tenga éxito ha de estar bien preparada y ha de golpear donde duele. ¿Qué es estar bien preparada?

a) que sea precedida por un periodo de propaganda y agitación que lleve a las masas la idea de acabar con el sindicato fascista.

b) que se consoliden, extiendan y unan a las masas los comités de empresa independientes del sindicato vertical.

c) que se produzca un acuerdo entre los trabajadores más honrados en cuanto al modo de lanzar la ofensiva

Y ¿qué es golpear donde duele?

En este caso, golpear donde duele es privar al sindicato de la ligazón con las masas obreras que actualmente le proporcionan los enlaces y jurados representativos, esto es cortar toda relación entre los jerarcas falangistas y la clase obrera.

---------------

En el próximo mes de Octubre está previsto que tengan lugar las elecciones para renovar la mitad de los cargos sindicales elegidos por la base. De aquí a entonces contamos con un espacio de tiempo que ha de favorecernos y que hemos de aprovechar bien pues Octubre precisamente será el mejor momento para lanzar la ofensiva contra el sindicato fascista. Y será el mejor momento porque, además de darnos un plazo que nos hace mucha falta para preparar la conciencia y la organización de nuestra clase para el ataque, nos brinda la oportunidad de unir nuestras fuerzas en torno a un acto concreto, cual es el boicot de las elecciones, que puede tener una extraordinaria trascendencia. El boicot activo de las elecciones sindicales de Octubre ha de suponer la mayor derrota sufrida hasta la fecha por el sindicato fascista. Este boicot, es preciso agregar, para que sea efectivo ha de ir acompañado por la dimisión en bloque de todos los enlaces y jurados honestos que sigan entonces en sus puestos. Entonces se verá más claramente que nunca quiénes lo son y quiénes no. Los que se queden en el sindicato serán reconocidos como unos re negados y la clase obrera los despreciará.

Para concluir, hemos de prevenir a los obreros de la represión que caerá sobre nuestra clase para forzarnos a votar en Octubre. También hemos de preparar nos para, hacer frente a esa represión. Los fascistas emplearán cuantos medios puedan para que votemos. Hemos de estar dispuestos a imponer nuestra voluntad de suprimir el sindicato fascista, cueste lo que cueste, previniéndonos para hacer uso, nosotros también, de cuantos medios estén a nuestro alcance para que el boicot triunfe.

DE AQUÍ A OCTUBRE:
¡INTENSIFIQUEMOS LA AGITACIÓN Y LA PROPAGANDA

CONTRA EL SINDICATO FASCISTA!

 ¡CONSOLIDEMOS Y EXTENDAMOS LOS COMITÉS DEEMPRESA! EN OCTUBRE!

¡BOICOT COMPLETO DE LAS ELECCIONES SINDICALES!

¡NI UN SOLO VOTO PARA EL SINDICATO FASCISTA! ¡DIMISION DE ENLACES Y JURADOS!
¡QUE SE QUEDEN LOS TRAIDORES!

 

  

  SOBRE EL MOVIMIENTO DE MASAS DEL PROLETARIADO

“EL MOVIMIENTO OBRERO NO SUPERA EL ESTADIO EMBRIONARIO Y EL DE LA INFANCIA, NO CONSIGUE SER UN MOVIMIENTO DE CLASE, MAS QUE CUANDO LLEGA  A LA LUCHA POLITICA”

(Lenin, "A propósito de una profesión de fe")

El peso de la Ideología burguesa en el seno de la clase obrera vasca es tal que la Mayor parte de los problemas fundamentales de la lucha de clases apenas merecen la atención no ya de las masas sino de las mismas "fuerzas obreras políticas o sindicales" y cuando, ocasionalmente, son objeto de estudio y discusión, estos resultan completamente epidérmicos, y perfectamente alejados del ponto de vista de la ciencia socialista.

En lo que concierne al problema del movimiento de masas del proletariado, la penuria habla por sí sola. Son muchos los trabajadores que se van incorporando a la acción. En estos momentos, cerca de 20.000 obreros de Vizcaya y Guipúzcoa están en huelga. Pero, ¿cuantos de ellos saben real mente que dirección dar a la lucha? ¿No es evidente que cada día se hace sentir más y más el vacío de una correcta y clara concepción de lo que debe ser el movimiento de masas del proletariado, de unas directrices coherentes, y de un partido que sepa conducirlo acertadamente?

Empecemos por el principio; comencemos por proporcionar a los compañeros comprometidos en los combates cotidianos de nuestra clase una pauta elemental. Es una contribución modesta pero confiamos que para más de uno tendrá cierta utilidad.

1. Movimiento de masas y partido del proletariado

La clase obrara, en lucha contra sus enemigos de clase, se dota de diferentes organizaciones. La forma superior de organización es el partido político del proletariado: un destacamento de la clase, el destacamento de los trabajadores mas selectos y conscientes, de aquellos que cifran todos sus esfuerzos en el triunfo de la causa del proletariado, de aquellos que han accedido al socialismo científico. Esta es la forma de organización que está llamada a guiar a las otras organizaciones que integran el movimiento del proletariado.

A su base está el movimiento de masas que espontáneamente se desarrolla como reacción "instintiva" ante las condiciones de vida a las que el proletariado se ve sometido en todo régimen capitalista, basado en la explotación del hombre por el hombre.

En este movimiento participa de un modo u otro el conjunto de la clase obrera. En él intervienen la mayor parte de los trabajadores guiados, en cualquier caso, por el deseo da mejorar sus condiciones de existencia. Esta inmensa mayoría de obreros está inmersa en un conflicto que no entiende justamente. Penetrada por la ideología de la clase dominante no acierta a ver lucidamente que tras la apariencia de "normalidad" del capitalismo se ocultan unas contradicciones insuperables dentro del cuadro de dicho sistema, no consigue comprender que la emancipación del proletariado implica la liquidación del poder político de los explotadores y la dictadura del proletariado. Estas son ideas que no se deducen de la apariencia de la sociedad capitalista. Todo lo contrario: estas ideas parecen utopías, inventos de "intelectuales" que nada tienen que ver con los obstáculos "prácticos" que aparecen en la lucha contra el "patrón".

Hace falta que se origine una grave crisis para que la clase obrera ponga en cuestión la sociedad capitalista y aun entonces, es imposible que por sí sola, abandonada a la ideología burguesa que la domina, sepa encontrar la vía correcta para su liberación. Para descubrir el camino de su emancipación el proletariado necesita una ayuda exterior a su movimiento espontáneo, requiere el concurso de algo que escapa al influjo de la ideología dominante, de la ideología burguesa, precisa un factor que lo libere de este influjo y este factor no pueda ser otro que la ciencia, el socialismo científico del que el partido comunista es portador.

Esta es una realidad ampliamente constatable, el movimiento obrero, guiado por la sola fuerza de sus impulsos elementales, no puede organizaras ni luchar conforme a una estrategia y a una táctica que lo conduzcan a su emancipación. Solamente el socialismo científico y al partido ligados al movimiento de masas pueden llevar al proletariado a la victoria.

Es así como se encuentran las dos principales organizaciones de clase del proletariados la organización del movimiento de masas y la organización de vanguardia (al partido).

 Desde nuestra perspectiva, el movimiento de masas tiene la misión de "recoger" al grueso de la clase a partir de su nivel de conciencia y de sus aspiraciones inmediatas, llevándolo desde ahí bajo la dirección del partido hasta la lucha por el poder político, desde la resistencia defensiva frente a los patronos y al gobierno a la ofensiva contra el Estado reaccionario. Esta es justamente la principal tarea del partido s traer a toda la clase a la lucha revolucionaría.

El movimiento de masas necesita de la dirección del partido para no quedar encerrado en los estrechos límites del espontaneismo. El partido, a su vez, solo es una fuerza real cuando está unido al movimiento de masas.

La ausencia de un partido comunista y la presencia de diversos partidos burgueses con base obrera, ha hecho caer a muchos trabajadores en las redes del anarco-sindicalismo. La conveniencia del apoliticismo y la auto-suficiencia del movimiento sindical son tesis sostenidas por los sindicalistas "puros" y encuentran cierta audiencia en el proletariado vasco.

Estas posiciones a-politicistas y sin-partidistas son esencialmente contrarrevolucionarias en tanto que lejos de ayudar al proletariado a elevarse sobre su espontaneidad,
lo ahogan en ella. Nosotros, frente a ellas, estamos por la politización del movimiento de nasas del proletariado y lo proclamamos francamente.

Es de prever que decir a los cuatro vientos que nuestra o
aligación es dirigir el movimiento de masas, ponemos a su
cabeza para llevarlo hacia objetivos cada vez de mayor alcance político, va a despertar recelos en otras organizaciones políticas. Y sin embargo, ¡es verdad!, esa es nuestra intención y ese es nuestro deber. Y nos consta que decirlo así, abiertamente, no va a entorpecer nuestra política de unidad.

No la va a entorpecer porque nuestra política de unidad no se funda en la consecución de un acuerdo con loe dirigentes de las distintas fuerzas anarco-sindicalistas o burguesas con base obrera. Enfocar bajo este prisma el problema es una forma de renunciar a hacer del proletariado una fuerza política independiente y revolucionaria y es un modo de negarse a encontrar solución al problema de la unidad, porque ¿no es verdaderamente propio de ingenuos intentar construir la unidad del proletariado con quienes tienen como misión la de mantenerlo dividido, la de alimentar las rivalidades sobre la base de la ideología burguesa? Esta es precisamente la labor que desempeñan en Euskadi los partidos burgueses que incidan en la clase obrera: dividir al proletariado sembrando la discordia mediante la difusión de los mitos de la ideología burguesa.


La unidad obrera ha de fundarse en la lucha ideológica activa contra todos estos difusores de la ideología burguesa y pequeño-burguesa en el interior del proletariado.
La condición principal para que se realice la unidad de la
clase obrera de Euskadi es que estas tendencias sean aisladas y que los comunistas encabecen la lucha. No debemos olvidarlo: la cuestión de la unidad proletaria no se puede plantear por separado de la cuestión del aislamiento de los
representantes de la burguesía en el movimiento obrero ni
de la cuestión da la dirección comunista. El fortalecimiento de la unidad obrera está inseparablemente ligado al desplazamiento de las tendencias burguesas y pequeño-burguesas y a nuestro progreso cono organización dirigente de la clase obrera.

La unidad del movimiento obrero, por otro lado, no se desprenda de la firma de un acuerdo entre loa dirigentes de las distintas organizaciones que cuentan con obreros en su base. Honestamente, nuestra política de unidad obrera no puede orientarse hacia la realización de un pacto con los responsables de las organizaciones burguesas o pequeño-burguesas con basa obrera, se llamen P.C. o ETA-BAI, PSOE o PNV, USO o ELA.

La unidad del movimiento obrero ha da forjarse en la base, reuniendo el mayor número de obreros posible, independientemente de su ideología, organizados en la lucha por unos objetivos movilizadores. Nuestra política de unidad busca la realización de un amplio frente único del proletariado organizado en la base y desarrollado en la lucha.

Entregados por entero a la lucha, no poniendo límites a nuestra dedicación, abriendo constantemente perspectivas de acción a nuestros compañeros y, al mismo tiempo, agitando en favor de la política del proletariado, de la política comunista, veremos cómo a lo largo del tiempo las amplias masas irán abandonando las directrices claudicantes de oportunistas social-patrioteros, anarco-sindicalistas y demás agentes —conscientes o inconscientes— de la burguesía.

Este es el camino y no el de la maniobra burocrática: el trabajo, la tenacidad, la generosidad, la crítica liberadora, la actividad educativa y no la operación para eliminar a fu laño de tal puesto o introducir a mengano en tal otro comité; el engarzamiento profundo en la clase y no el éxito artificial a corto plazo. Todos los militantes dedicados al trabajo en el movimiento obrero han de huir de las distinciones huecas, de los comités desgajados de la clase, de los liderazgos de paja... Las distinciones a veces son útiles, los comités “superiores” convenientes cuando están ligados a una actividad real, los líderes imprescindibles... pero lo que interesa de verdad es fundirse con la clase en lucha, crear unos lazos entre el partido y las masa difícilmente perceptibles pero hondos y duraderos, dar vida a estos vínculos estando presentes en todo momento con la consigna justa, con la disposición de servir a los compañeros ... Esto es lo que importa. Después de muchos esfuerzos en este sentido, se logrará lo fundamental: la unidad de las masas alrededor de las consignas que emanen del partido. 

2. Reformas, parciales y lucha de clases

Todo comunista ha de tener presente que la lucha por las reformas es el punto de partida. Si las masas obreras tuvieran un grado de conciencia altamente elevado, se trataría ciertamente no de promover una movilización para conseguir tal o cual reforma sino de hacer la revolución.

La lucha económica (enfocada a la obtención de una más y ventajosa venta de la fuerza de trabajo) y la lucha por las reformas sociales y policíacas son la condición de la movilización de la clase. Pero, lo que para los reformistas es un objetivo final —el logro de la reforma— para los comunistas no es sino una mediación que aproxima la hora de la revolución. Esto es algo bien conocido pero no siempre debidamente asimilado. ¿Quiere decir que los reformistas conceden "más importancia" que los revolucionarios a la lucha por las reformas parciales? Nada más falso. Los revolucionarios, los obreros comunistas, son, tienen que serlo siempre, los primeros en la defensa del nivel de vida, por ejemplo, de su clase. Conceden una gran importancia a la lucha por las reformas parciales, sin que ello signifique que abandonen como veremos ahora todo lo demás.

¿Quiere decir entonces, que los comunistas se diferencian de los reformistas por presentar unos objetivos inmediatos más elevados? Tampoco necesariamente. Es evidente que los oportunistas, a costa de retroceder, van rebajando el alcance de sus objetivos hasta dejarlos reducidos a casi nada. Pero hay que dejar bien claro que no sería aquí donde aparecen las mayores diferencias. EL alcance de los objetivos inmediatos está condicionado por el nivel de conciencia de las masas: Es completamente subjetivista creer que las reivindicaciones inmediatas del movimiento de masas pueden rebasar sensiblemente dicho nivel de conciencia. No es cosa de "introducir" en el movimiento de masas unos objetivos muy "revolucionarios” que las masas no comprenden todavía. Esto es lo que hacen los extremistas con lo que no se limitan a aislarse —lo cual no sería nada malo— sino que "ayudan" al proletariado a caer en manos del derechismo que fácilmente hace valer su "sentido práctico" y su "realismo" frente a cuanto huela a revolución. Los "cuanto-más-a-la-izquierda-mejor" hacen mucho daño a la verdadera causa del proletariado; con sus angustias revolucionaristas pequeño-burguesas, con sus prisas infantiles, actúan como un aliado del reformismo y, por lo tanto, de la burguesía. NO, no es acertado pensar que los comunistas se distinguen de los reformistas por el mero hecho de "pedir más".

Los comunistas se diferencian de los reformistas en lo siguiente:


Primero: los reformistas tienden a utilizar como resorte fundamental la negociación mientras que los comunistas ponen el acento en la movilización y organización de las masas. Los reformistas temen a las masas, temen movilizarlas, unirlas y organizarlas porque saben que, de esta forma. es más difícil contenerlas. Los revolucionarios liberan las fuerzas de las masas, dando paso a nuevas y más altas formas de lucha y organización. Los reformistas no dejan la iniciativa a las masas; los revolucionarios hacen de las nasas el protagonista indiscutido de la historia.

Segundo: los reformistas se «entran en el logro de la reforma: Los comunistas no desprecian el logro de la reforma, no tanto por lo que en sí contiene —que no puede ser mucho permaneciendo inalterado el poder del enemigo de clase, en lo fundamental—, como por la victoria moral que supone su consecución, pero, en general, a lo que conceden más importancia que a la consecución de la reforma es a la lucha por la reforma tomada con todas sus implicaciones, a la lucha en su conjunto que tiene lugar en torno a una reivindicación "menor" pero que, de hecho, aumenta la combatividad de los obreros creando condiciones más favorables para batallas de clase de mayor envergadura.

Tercero: los reformistas se inclinan al estancamiento de los objetivos y a la adaptación a la espontaneidad. Los comunistas, por el contrario, ponen sus esfuerzos en la superación de la miopía gremial, del estrecho espíritu tradeunionista, en la constante elevación y superación de los objetivos —nunca precipitadamente, pero sin perder una sola oportunidad de ascender hacia la lucha francamente política, hacia la más afectiva desviación del movimiento de su espontaneidad original.

Y cuarto: los reformistas, —incluso los que se dicen revolucionarios— dejan de lado la lucha ideológica y abandonan la perspectiva de la revolución. Los comunistas unan a la lucha por las reformas parciales la agitación en favor de las posiciones y de los objetivos finales del movimiento comunista y combaten sin tregua las concepciones anarco-sindicalistas, derechistas e "izquierdistas" y, en general, la ideología burguesa en todas sus manifestaciones; presentan al proletariado un horizonte claramente revolucionario y comunista.

Aplicando consecuentemente esta política, la lucha por las reformas parciales será un peldaño que nos permitirá ascender por la vía de la liberación. Si desarrollo político independiente del movimiento obrero de masas que hoy vemos atraído por la actividad reivindicativa e impulsado por su espontaneidad, será el resultado de nuestra política que hará posible que el proletariado desempeñe su papel histórico dirigiendo a las otras clases populares en la lucha revolucionaria e instaurando su dictadura sobre los reaccionarios.

3.Acerca de las Comisiones Obreras

1.-Desde que, a raíz del movimiento huelguístico de la primavera de 1962, se formó en Vizcaya, por primera vez, una comisión provincial, las Comisiones Obreras han tenido en Euzkadi una vida llena de altibajos. Hasta el pasado año se han simultaneado el trabajo efectivo a nivel de empresa con los conflictos entre grupos políticos a escala zonal o provincial. "Las Comisiones" no obstante, han tenido una influencia nada desdeñable en algunos momentos, aunque ésta no ha sido jamás tan grande como en ocasiones algunos han dejado entre ver.

En la actualidad, la realidad de las Comisiones Obreras (perecidas las Comisiones provinciales de Vizcaya y la provisional de Guipúzcoa, así como los órganos que apuntaron efímeramente en Álava y Navarra) se circunscribe a unos cuantos Comités de Empresa incipientes, surgidos aquí y allá , desigualmente implantados y débilmente coordinados.

Estos nuevos Comités no pueden ser, por ahora, a falta de una mayor perspectiva, valorados como es debido. Sin embargo, no hay duda de que han conseguido superar algunos de los defectos de las anteriores Comisiones: han conseguido atraer a obreros antes alejados, han ensanchado la unidad en la base, merced a un trabajo eficaz y algunos de ellos han podido incidir considerablemente en el curso del actual movimiento huelguístico.

Es cierto que a ellos se oponen desde los reaccionarios aranistas hasta la social-democracia pasando por los anarco-sindicalistas, demócratas-cristianos, es decir, todas las fuerzas más firmemente anti-comunistas. Es cierto también que en su interior no faltan los elementos reformistas, anarquizantes, trotskistas e, incluso, aranistas radicalizados que los someten constantemente a sus vacilaciones y desvaríos acarreando la consiguiente incoherencia y confusión. Pero, a pesar de todo, es ahí donde podemos encontrar en su estado embrionario el futuro movimiento de masas del proletariado de Euskadi. En estos Comités se refleja el atraso político de las masas obreras vascas. En ellos se reúnen todas las limitaciones de nuestra clase, pero, a pesar de todo, si los comunistas obramos correctamente, podrán llegar a remontarse por encima de sus taras presentes y pasar a ser la organización del movimiento de masas del proletariado en nuestro país.

2.-Sin dar saltos en el vacío, pero también sin perder una ocasión, sin darnos reposo y sin dar tregua al adversario hemos de unir en las luchas de nuestra clase las pequeñas acciones reivindicativas con la práctica revolucionaria,
la lucha económica con la lucha política.
Y es en este punto donde tropezamos con una pregunta frecuentemente formulada entre los que participan en las Comisiones o están próximos a ellas: si las Comisiones Obreras han de tener una línea política ¿cuál será esa línea política? Dejando de lado a los declaradamente apoliticistas "por principio” (anarquistas, economicistas y anarco-sindicalistas) vamos que hay quienes consideran que las Co. misiones, aunque hagan política, habrán da permanecer en un ámbito político inferior en el que no se harán sentir las divergencias entre los diversos partidos "progresistas" que a ese nivel es dejar al proletariado fuera de la política pues si bien hoy en que apenas empieza a perfilarse" una época de luchas, las diferencias sustanciales entre o oportunistas y comunistas quedan un tanto veladas (todos somos encarcelados", "todos somos contrarios a la represión" etc., a medida que la lucha avance, así que se vaya endureciendo el combate, se pondrá más y más de manifiesto el significado anti-obrero y anti-popular de todas aquellas políticas que se ofrecen en la actualidad al proletariado desde las diversas corrientes contrarias al socialismo científico y a la política comunista. Los propugnadores de la “esfera pragmática inferior" para las Comisiones obreras, están soñando despiertos. La "autonomía pragmática" que a algunos en el fondo anarco-sindicalistas parece ahora tan "razonable" es sencillamente imposible. Dos frentes de clases están en lucha. El de la reacción fascista de la oligarquía proimperialista y el de los pueblos peninsulares. Reacción contra revolución. Cada frente tiene su política. La política de la reacción es una y la de los pueblos es la contraria. Todas las terceras vías que hacen abstracción de la revolución o que abordan el problema revolucionario de un modo idealista (como hacen los sectores radicalizados da la pequeña burguesía vasca) están condenados a ser pasto del fuego de las luchas de clases.

Volvamos a interrogamos: ¿cual ha de ser la política de las Comisiones Obreras? Pues bien, su política, la politica de las Comisiones, ha de ser —no puede ser otra— nuestra política, la política de los comunistas.(Otro problema es el de si acertaremos o no a mostrar a las masas obreras que nuestra política para las masas es su politica, que nuestra política es la política de las masas.)

Lo que acabamos de decir es la conclusión lógica de todo lo anterior. Frente a la política de la oligarquía solo cabe una política: la de la revolución popular, que es la que los comunistas formulamos y aplicamos, tratando de conducir a todas las clases populares, con el proletariado en vanguardia, hacia la liquidación del poder político de la reacción.

Y, conviene precisarlo, si decimos a menudo que la suerte de la revolución depende del hecho de que el proletariado se erija en clase dirigente de todo el pueblo, estamos diciendo, ni más ni menos, que el partido comunista ha de ser el líder político de las masas y que el proletariado la clase entera, no unos cuantos obreros ha de ser la clase más avanzada, más destacada en la lucha revolucionaria o, dicho de otro modo, que el movimiento de masas del proletariado (llamémosle Comisiones Obreras) ha de encabezar la lucha de todas las clases populares de Euskadi, que ha de ser el factor principal de su alianza revolucionaria y que tras la toma del poder, será uno de los cuatro pilares junto con el Partido Comunista, el Frente de Liberación del Pueblo de Euskadi y el Ejército Revolucionario de la revolución.

3.- La organización de un movimiento está determinada principalmente por dos factores: las tareas propias del movimiento y y las circunstancias en las que ha de acometer esas tareas. Las Comisiones Obreras desarrollan unas tareas que podemos calificar de elementales y primitivas (canalizar la espontaneidad y llevar el movimiento hacia metas superiores y, para ello, inmediatamente, acabar con la dispersión del movimiento obrero). Las circunstancias en las que se mueve son las de una feroz represión sobre un movimiento que ha sufrido una derrota importantísima hace treinta anos y que apenas empieza a recuperarse de ella. Estos son los dos factores que condicionan fundamentalmente la forma de organización de las Comisiones Obreras hoy (y subrayamos hoy porque e medida que el movimiento gane en madurez y afronte tareas superiores, la forma de organización será distinta a la actual).

De aquí, deducimos que la forma de organización tiene que ser también primitiva y elemental, como las tareas mismas, y flexible y ligera por no ser necesaria para cubrir esos objetivos una organización cerrada en extremo y, consecuentemente "pesada". Por el contrario, una organización de tipo revolucionarlo no podría atraer a más de un puñado de obreros —naturalmente revolucionarios)— y permanecería apartada del movimiento espontáneo.

Pero del hecho de tropezar continuamente con el aparato de represión fascista que no duda en oponer a cada paso la policía a los huelguistas o a los miembros de Comisiones Obreras, se deduce que la organización no ha de ser completamente abierta, que hace falta un mínimo de secreto para obtener la indispensable eficacia y continuidad.

Las Comisiones Obreras pues, en el presente, han de buscar un difícil equilibrio entre la apertura —sin la cual jamás serán un movimiento de masas —y el secreto —sin el que no podrán siquiera existir—.

Ahora, cuando unos incipientes Comités de Empresa, empiezan a acercarse entre sí, es importante evitar que se caiga en un error antes cometido: éste fue el del burocratismo, consistente en dejarse seducir por actividades de carácter parlamentario a nivel provincial (y superior), entrar en conflictos que quedaban a miles de quilómetros de la conciencia de las masas y dejar estancado, en la práctica, el trabajo con las masas.

Es fundamental que, en adelante, partamos de aquello que está realmente ligado a las masas y que huyamos de lo que está alejado de ellas.
No hace falta ahora más organización que la que se requiere para asegurar la información y la recogida de dinero y, por supuesto, cuando esto es viable, para coordinar las acciones. No hace falta crear un aparato rigurosamente clandestino.

Respecto a los Comités de empresa, hay que prevenir a los trabajadores más combativos del injustificado optimismo que ha dominado las labores de algunos. Ha sido un optimismo ciego el de los que han puesto a la vista de todos los miembros del Comité de empresa y han centrado la agitación en la realización de Asambleas abiertas. Estos Comités han sido fácilmente detectados por la policía que los ha dejado funcionar hasta que han resultado molestos y entonces los ha barrido. Creemos que es muy necesario que en cada empresa se destaquen unos cuantos militantes, que se den a conocer como hombres conscientes y luchadores. Estos líderes han de unir a los trabajadores en la lucha y no hace falta decir lo deseable que es que los comunistas contestemos con un buen número de líderes obreros. Pensamos, también, que las Asambleas abiertas han de jugar un papal destacable pues constituyen una valiosa plataforma de educación y concienciación. A lo que nos oponemos es al uso incondicionado de Asambleas abiertas que facilita sus tareas a la policía.

Hay que destacar a unos cuantos compañeros, a los más adecuados, para el papel de líderes, pero, siempre, dejando a otros en reserva que son quienes han de ocuparme de las tareas de más riesgo. Hay que hacer Asambleas, pero combinándolas con otras formas de organización y, desde luego, no hay que hacer Asambleas en cualquier tiempo y lugar. Junto a ellas hay fórmulas muy eficaces como son las Escuelas Sindicales —plataforma unitaria de empresa para la formación sindical y para la discusión de los problemas de la lucha en la empresa— que poseen un carácter para-legal y que permiten en un plazo relativamente corto cohesionar un equipo de empresa amplio, o como son los boletines de empresa que, si salen regularmente, pronto dan valiosos frutos. Los militantes van descubriendo e intercambiándose numerosas experiencias verdaderamente útiles que han de hacer posible la extensión del movimiento. No podemos hacer aquí un inventario de esas experiencias. Lo que nos interesa es hacer ver que a determinados fines convienen unas formas de organización y no otras.

Hemos de conceder especial atención al modo de organizamos. Hemos de rechazar el "eso es lo de menos" referido a las cuestiones de organización. Tanto para el partido comunista como para el movimiento de nasas ésta es una cuestión capital pues organización y acción son dos extremos interdependientes dentro de la práctica general de la lucha de clases. SI oportunismo en materia de organización trae consigo un oportunismo en la acción y a la inversa. A su vez una justa concepción de la organización ha de favorecer el desarrollo de la lucha, ha de impulsarlo.

Por eso es preciso que sepamos identificar el oportunismo en todas sus formas y combatirlo en todas sus manifestaciones. El oportunismo de derecha es favorable a una apertura excesiva, se acaba subordinando a la legalidad reaccionaria, descuida la organización de las masas, no prevé el endurecimiento de la represión. EL oportunismo de "izquierda", en materia de organización, defiende la clandestinidad más completa y rechaza el uso de la legalidad sistemáticamente. Derechistas e "izquierdistas" se organizan siguiendo una orientación nociva para el proletariado. La línea organizativa derechista es la negación de la organización para la lucha. La línea organizativa "izquierdista" conduce al nihilismo práctico que se deriva del corte que separa sus organizaciones de las masas.

------------

Es de desear que a partir de una orientación comunista (algunos de cuyos elementos se han podido reunir aquí) aprendamos a pensar dialécticamente los problemas que se nos plantean en unas circunstancias nunca quietas y muy diferentes de un lugar a otro. Investigando minuciosamente la realidad en la que nos movemos, y aplicando a cada problema la verdad universal del marxismo y su espíritu creador sabremos encontrar, a pesar de las mil dificultades que se oponen a ello, el modo de establecer unos sólidos lazos con nuestra clase y conducirla, desde donde está, ha da su liberación.

21 febrero 1969

 

 

¿Qué están tramando los burócratas del P.N.V.?

Loa redactores de GUDARI están contentos. En el número 49, comienzan así un par de frases "empieza a ocurrir en Euzkadi lo que sucede al final de todas las dictaduras ...", "el grave momento que Euzkadi vive en la cercanía de su libertad ...". Como se ve, a juicio de los dirigentes del PNV, el final de la dictadura y la libertad están próximos.

¿En qué se fundan para afirmar algo tan aventurado? ¿Están dispuestos, tal vez, a desencadenar una insurrección popular contra el fascismo?. No hace falta estar muy enterado de cuál es la política del PNV para saber que esto es imposible. El contenido de la revista que comentamos no es revolucionario. El racismo, el anti-comunismo, el pacifismo, el clericalismo son los elementos dominantes. El contenido es altamente reaccionario. Además, falta un programa y una línea de acción. En lugar de programa, encontramos una serie de fórmulas vacías del tipo de "socialistas-humanistas y demócratas-cristianos tendemos hacia una sociedad de tipo 'laborista', que en Euzkadi quisiéramos operase la síntesis práctica de un profundo espíritu social unido al sentido cristiano de la vida ...", fórmulas vacías, es cierto, pero que si no son un programa de realizaciones si constituyen, en cambio, un reflejo de su espíritu reaccionario. Tampoco hay una línea de acción. No se dice cómo se llegará a esa sociedad "laborista" en la que "socialistas-humanistas" (¡) y demócratas-cristianos gobernarían al pueblo que seguirla tan explotado por oligarcas e imperialistas como hoy. No se define una línea de acción; se limita a elogiar el "estilo de lucha" que llama "a lo Gandhi" uno de cuyos exponentes más significativos son las ocupaciones de Iglesias ("No hay mejor oración por el hermano perseguido que una “sentada”).

De lo que GUDARI nos habla no es del fin de la dictadura de la oligarquía. GUDARI nos habla del fin físico del dictador Franco. En la ultima página, publica un "sensacional documento” en el que se demuestra que Franco está muy enfermo. Esta es la razón de su alegría.

Eso es comprensible: Franco es viejo y está enfermo. También es fácil de comprender que la desaparición de quien ha jugado tan magistralmente el papel de unificador de los reaccionarios, ha de provocar una cierta crisis política. Pero de ahí a pensar que la muerte de Franco sea nuestra liberación media un abismo. ¿Quién se puede creer ese cuento? Franco es un peón más —sin duda el más importante— de un Estado que defiende los intereses de la oligarquía monopolista y de los imperialista, su muerte no hará que los policías y los militares rompan con la oligarquía, la expropien y entreguen todos los poderes a los pueblos peninsulares. El Estado seguirá siendo reaccionario hasta que lo destruyamos mediante la insurrección popular.

El grupo de traidores que está a la cabeza del PNV, no obstante, quiere que creamos que, una vez muerto Franco, la política del Estado reaccionario va a cambiar.

¿De dónde procede ese especial interés en embellecer al franquismo tras la muerte de su fundador?

Ignoramos, en estos momentos, hasta que punto los dirigentes del PNV han comprometido a su partido en una política franquista-sin-Franco. No sabemos, por ahora, hasta donde se habrán ensuciado en sus aproximaciones a monárquicos y demás reaccionarios. Nuestro deber, sin embargo, es prevenir a la base militante y adherente del PNV y al pueblo vasco en general! el PNV, conducido por un grupo de burócratas, se ha convertido en un dócil instrumento de la política imperialista yanqui —cada día más interesada en Euzkadi—; ahora se está disponiendo a avalar la politica de la oligarquía y del imperialismo tras la muerte de Franco.

PATRIOTAS: ALGUNOS PARTIDOS DE LA OPOSICIÓN ESTAN PREPARANDO UNA TRAMPA A LOS PUEBLOS PENINSULARES. !QUIEREN PONERSE ELLOS EN LUGAR DE FRANCO PARA SEGUIR HACIENDO LO MISMO! ¡ESTENOS EN GUARDIA!

Sabino Arana oraindikan

Zirkunstantzi batzueri eskerrak —laister ikusiko ditugu horri hauetan— Sabino Arana bezelako gizon batek halako idea zituen gizon batek, bere teorik gero ta gehiago ezagutuak ikusi zituen gure herriaren zati handietan. Oraindik ez dira itzali ta ahaztu burges-txiki mistiko honen ideak, bere integrismo itxua, bere arrazakeria, bere nazio-bakoitzkeria ta urrikeria Euzkadin bizirik dago oraindik Sabindiar irrazionalkeria, ideoloji oso bat, itxura berrikin Euskal-Herria engaiñatsen eta pozoitzen duena.

E.A.A.'ko buruzagiak langile-klasearen kontra borrokatzen dira nazio-ezinikusiak, arrasakeria-modu batez eta bestez— ta antikomunismoa herrian eutziaz ta zabalduaz. Beren xedeak betetzeko, aurreneko euskal abertzale mugimenduaren zortzailen izenez baliatzen dira. Uste dugu horrek es diela etorkisunaren ateak sabalduko. Jelkide aurrerakaitzaren gainetik, gure herriak bastertzen ditu ipuin ta mito guziak

Un racista fuera de serie

Merced a una serie de condicionamientos, que pronto estudiaremos en estas páginas, fue posible que un hombre como Sabino Arana, que un hombre con tales ideas llegara a encontrar una audiencia creciente en amplios sectores de nuestro pueblo. Las ideas de este pequeño-burgués místico y exasperado, su integrismo fanático, su racismo, su egoísmo y estreches nacionales hallaron un eco que no se ha extinguido aún en nuestros días. En Euzkadi existe hoy un irracionalismo aranista, una ideología sabiniana que, a veces bajo nuevas apariencias, sigue envenenando al pueblo vasco.

Los dirigentes del PNV se empeñan en combatir al proletariado mediante el fomento de los odios nacionales, del racismo más o menos encubierto, del anti-comunismo más descarado. Para conseguir su propósito intentan apoyarse en el nombre del fundador del movimiento nacionalista pequeño—burgués vasco. A buen seguro, esto no les abre las puertas del futuro. A pesar de todos los reaccionarios jelkides, nuestro pueblo va liberándose de tanto engaño y de tanto mito esclavizador. Las nuevas condiciones de lucha y nuestros combates, los combates del proletariado dirigido por los trabajadores más conscientes, acabarán por cerrar el paso al racismo que tantos males nos ha traído y nos trae todavía.

He aquí unos cuantos párrafos de los escritos de Sabino Arana. Para algunos resultarán reveladores. Y para los burócratas del "democrático" PNV altamente comprometedoras pues el racismo de su maestro en nada desmerece del de un Adolf Hitler:

Bizkaitarra, nº 9 (27-4-94)


"Glorias y fiestas bastardas.... veréis a los socialistas celebrar, si tienen humor, la ridícula
fiesta obrera del 1º de Mayo.

Del socialismo que vamos a hablar? Predicado por tres o cuatro maketos, hijos de un país que no ha conocido jamás ni libertad ni igualdad ni fraternidad, ni equilibrio económico, y siendo en si considerado un sistema radicalmente opuesto a nuestras antiguas y sabias leyes, no ha encontrado eco en Vizcaya, y no es cosa de darle una importancia de que carece".

Bizkaitarra, n° 10 (24-5-94)

"Euskeldun Batzokija. Estatutos.- Art. 3º.- Vizcaya será católica, apostólica, romana, en todas las manifestaciones de su vida interna y en sus relaciones con los demás pueblos.

Art. 13º .- Se prohíbe toda discusión sobre puntos religiosos, por juzgarse indiscutible la Religión Cristiana y su Doctrina.


Art. 30º.- Los socios se conducirán en el mutuo trato con la fraternidad e igualdad propias de vizcaínos.

Art. 59º.- Habrá socios originarios, adoptados y adictos.


Será originario el soltero o viudo sin familia cuyos cuatro primeros apellidos sean euskéricos.
Será adoptado el soltero o viudo sin familia que tenga entre sus cuatro primeros apellidos alguno o algunos euskéricos, siendo erdéricos los restantes, pero heredados de abuelos nacidos en territorio euskeriano.
Será adicto el soltero o viudo sin familia que, teniendo euskericos dos cuando menos de sus cuatro apellidos, cuente entre los restantes algún erdérico he redado de abuelo nacido en territorio extranjero; y aquel que, teniendo erdéricos los cuatro primeros apellidos, los haya heredado de abuelos nacidos en territorio euskeriano.
Si el socio es casado, o viudo con familia, estas condiciones exigidas se atenderán en ambos consortes confiándosele al grado según las del que las reúna más inferiores".

Bizkaitarra, nº 12 (21-7-94)


"Sucesos.- No hace mucho que en una de las minas de hierro del oeste surgid un conflicto entre maketos huelguistas y euskerianos trabajadores.
Nuestros paisanos eran de 10 a 20; los maketos de 80 a 100.
Estos últimos, vagos por naturaleza y pretendiendo se les subiera el jornal, querían obligarles a los nuestros a dejar el trabajo y declararse como ellos en huelga.
Estas divergencias dieron al fin por resultado un choque, en el que los nuestros, armados de estacas, hicieron correr como alma que lleva el diablo a los maketos, que estaban armados de navajas y pistolas. Así irán comprendiendo los maketos cómo deben desistir de imponerse a los hijos del país: bajar la cabeza y aguantarse, o bien volverse derechitos a su tierra, de donde vinieron sin que nadie los llamara".

Bizkaitarra, n° 15 (30-9-94)


"La ceguera de los bizkainos.- Vuestros usos y costumbres eran dignos de la nobleza, virtud y virilidad de vuestro pueblo; y vosotros, degenerados y corrompidos por la influencia española, o los habéis adulterado por completo, o los habéis reemplazado por los usos y costumbres de un pueblo a la vez afeminado y embrutecido. Vuestra rasa, singular por sus bellas cualidades, pero más singular aún por no tener ningún punto de contacto o fraternidad ni con la raza española, ni con la francesa, que son sus vecinas, ni con raza alguna del mundo, era la que constituía a vuestra Patria Bizkaya; y vosotros, sin pizca de dignidad y sin respeto a vuestros padres, habéis mezclado vuestra sangre con la española o maketa, os habéis hermanado y confundido con la raza más vil y despreciable de Europa, y estáis procurando que esta raza envilecida sustituya a la nuestra en el territorio de vuestra Patria".

Bizkaitarra, n° 19 (20-1-95)


"Con esa invasión maketa, gran parte de la cual ha venido a nuestro suelo por vuestro apoyo, para explotar vuestras minas y serviros en los talleres y en el comercio, estáis pervirtiendo la sociedad bizkaina, pues cometa es ése que no arrastra consigo más que inmundicia y no presagia más que calamidades 1 la impiedad, todo género de Inmoralidad, la blasfemia, el orinen, el libre pensamiento, la incredulidad, el socialismo, el anarquismo ... todo ello es obra suya Pero esto no les basta a loa capitalistas bizkainos: están corrompiendo el alma del bizkaino, y lea es preciso también abandonar su cuerpo a la miseria y al hambre, para sustentar al extraño.

Si no puede ser otra cosa mientras los montes de Bizkaya tengan hierro en su seno ¡plugue a Dios se hundan en el abismo y desaparezcan sin dejar huella todas sus minas ¡

Fuese pobre Bizkaya y no tuviera más que campos y ganados, y seriamos entonces patriotas y felices".

 

Bizkaitarra nº 27 (31-5-95)


"Corrupción.— En pueblos tan degradados como el maketo y el maketizado, resulta el universal sufragio un verdadero crimen social y un suicidio.

El carácter más noble y sagrado de la sociedad humana y que la distingue de una piara de puercos o una manada de lobos, es la autoridad.
Ved ahí el cuerpo electoral. Su elemento extraño (maketo) es perfectamente homogéneo en el odio a Bizkaya; y pueden sus individuos satisfacer a sus anchas esta pasión, porque hoy ellos son los señores de esta tierra. Gran numero de ellos parece testimonio irrecusable de la teoría de Darwin, pues más que hombres semejan simios poco menos bestias que el gorila no busquéis en sus rostros la expresión de la inteligencia humana ni de virtud alguna; su mirada solo revela idiotismo y brutalidad".

 

Bizkaitarra nº 29 (30-6-95)


"¿Qué somos?.- V). Por el tipo, el carácter y las costumbres ¿es español el bizkaino?
La fisonomía del bizkaino es inteligente y noble; la del español inexpresiva y adusta.
El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español, o no sabe andar (ejemplo, los quintos) o si es apuesto, es tipo femenil (ejemplo, el torero).
El bizkaino es nervudo y ágil; el español es flojo y torpe.
El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntádselo a cualquier contratista de obras, y sabréis que un bizkaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos.

El bizkaino es laborioso (ved labradas sus montañas hasta la cumbre); el español, perezoso y vago (contemplad sus inmensas llanuras desprovistas en absoluto de vegetación).

El bizkaino es emprendedor (leed la historia y mirad lo hoy ocupando elevados y considerados puestos en todas partes ... menos en su Patria); el español nada emprende, a nada se atreve, para nada vale (examinad el estado de sus colonias).

El bizkaino no vale para servir, ha nacido para ser señor (etxejaun); el español no ha nacido más que para ser vasallo y siervo (pulsad la empleomanía dentro de España, y si vais fuera de ella le varéis ejerciendo los oficios más humildes.

El bizkaino degenera en carácter si roza con el extraño; el español necesita de cuando en cuando una invasión extranjera que le civilice".

 

Baserritarra nº 5

(30-5-97)
"Las pasadas elecciones.- Por lo demás el partido socialista se compone, aun hoy todavía, casi exclusiva mente de maketos. Apenas habrá aquí una docena de euskerianos que sean socialistas de verdad, con conocimiento de las ideas y completa convicción.
Y ¡cómo podía ser de otra manera! Los baserritarras, los euskerianos de blusa, los verdaderos hijos de nuestra raza, aquéllos de quienes nuestra Patria puede únicamente esperar la salvación, ¿hablan de unirse y asociarse con la hez del pueblo maketo, si corrompido en sus ciudades, más degradado en sus campos?

Lo que es extraño es que haya un sólo obrero euskeriano entre los socialistas. Porque ai realmente aspira a destruir la tiránica burguesía y a reconquistar sus derechos de hombre y de ciudadano, que hoy se le niegan, cuando menos, se le merman notablemente ¿dónde mejor que en la realización del nacionalismo, que es la doctrina de sus antepasados, la doctrina de su sangre, podrá conseguirlo? Y si aun del partido nacionalista se recela, y se teme que haya en su seno diferencias entre burgueses y proletarios, entre capitalistas y obreros ¿porqué los obreros eudkerianos no se asocian entre si separándose completamente de los maketos y excluyéndolos en absoluto, para combatir contra esa despótica opresión burguesa de que tan justamente se quejan? ¿No comprenden tal vez que, si odiosa es la dominación burguesa, es más odiosa aun la dominación maketa? ¿No ven que, rechazada la dominación burguesa, aun quedaríamos los euskerianos con el socialismo, sujetos a la dominación maketa, mientras que, salvados de ésta, Euskeria o al menos Bizkaya, seria también salva de la dominación burguesa, que está esencialmente reñida con la constitución social de los siglos de su libertad?

Sepárense de los maketos, asóciense entre si en frente del despotismo burgués, y así trabajarán a un tiempo por derrocar una y otra dominación.
Pero déjense de ideas socialistas, que son anticristianas y antibaskongadas, que para que la justicia y la igualdad se realicen en la sociedad bizkaina no es preciso recurrir al socialismo, que no podría conseguirlas. Esos sagrados nombres están indeleblemente esculpidos en la historia de nuestra rasa, en las doctrinas de nuestros padres, en la bandera nacionalista".

 

Baserritarra nº 11 (11-7-97)


"Efectos de la invasión.- Entre el cumulo de terribles desgracias que afligen hoy a nuestra amada Patria, ninguna tan terrible y aflictiva, juagada en si misma cada una de ellas, como el roce de sus hijos con los hijos de la nación española.

... (ese roce) causa inmediata y necesariamente en nuestra rasa ignorancia y extravío de inteligencia, debilidad y corrupción de corazón, apartamiento total en una palabra, del fin de toda humana sociedad.

La sociedad euskeriana, hermanada y confundida con el pueblo español, que malea las inteligencias y los corazones de sus hijos y mata sus almas está, pues, apartada de su fin, asta perdiendo a sus hijos, está pecando contra Dios".

 

 

 LOS COMUNISTAS y la autodeterminación

La revolución popular ha de resolver el problema vasco. Para darle una justa solución es preciso, en primer término, definir las posiciones de principio desde las cuales los comunistas afrontamos esta cuestión. Veamos cuáles son estas posiciones.

Los comunistas estamos contra toda forma de opresión. Estamos en contra de la opresión nacional, de los privilegios nacionales, de las desigualdades nacionales. Los comunistas estamos a favor de la libertad de los pueblos y de las naciones.

Ha de ser reconocida a cada pueblo o nación la libertad de separarse del Estado del que forma parte Este es el derecho de las naciones a disponer de si mismas o derecho de autodeterminarse, derecho que los comunistas defendemos resueltamente.

Respecto al modo en que cada nación ha de disponer de si misma, los comunistas no poseemos una solución única. A la hora de pronunciarnos ante el problema de la posible separación de tal o cual país, nos guiamos por el criterio que se expresa en los siguientes puntos:

a) El progreso económico y social de la humanidad no hace necesario que toda nación posea un Estado propio. Por el contrario, la fragmentación política de la población en múltiples pequeños Estados no es favorable, en general, para dicho desarrollo.

b) NO es cierto que la eliminación de la opresión nacional, es decir, la libertad de una nación oprimida, exija de por si la constitución de un Estado aparte para la nación en cuestión. No existe un vínculo de necesidad entre liberación nacional y separación estatal.

c) No obstante, en determinados casos, se hace aconsejable una separación temporal de una nación dada al objeto de sentar las bases para una nueva y más sólida unión. Estos caeos han de ser reconocidos tras minucioso estudio, a la luz de las circunstancias históricas concretas, haciendo valer el punto de vista de los intereses del proletariado.

El problema nacional vasco, en concreto, presenta dos aspectos fácilmente perceptibles.

El primero de ellos es el aspecto de problema para la reacción. Aunque no podemos detenernos aquí en analizar las causas que le condujeron a ello, si hemos de señalar que, en las condiciones de la lucha de clases en la península, el Estado fascista se ha visto obligado a reprimir a las nacionalidades gallega, catalana y vasca en su particularidad nacional. Esta opresión nacional ha engendrado un sentimiento de rebeldía especialmente revigorizado en el País Vasco en la hora actual.

Pero, a su vez, el problema nacional vasco, es —y este es su segundo aspecto— un problema para el proletariado y el pueblo. El que entre los trabajadores y los pueblos peninsulares se hayan extendido los prejuicios, los recelos, las desconfianzas sobre la base de las ideas nacionalistas reaccionarias, es un hecho de extrema gravedad que obstaculiza seriamente la unidad de quienes tienen unos intereses comunes y unos mismos enemigos. Tampoco cabe aquí un estudio de los orígenes del enfrentamiento vasco-español, p¿ ro no podemos dejar de indicar su gran importancia y la ineludible necesidad de darle una adecuada solución.

Ante esta problemática situación, los comunistas tratamos de educar pacientemente al pueblo en el espíritu del internacionalismo proletario, procuramos hacer ver la unidad de intereses entre los pueblos peninsulares, utilizamos cuantos medios están a nuestro alcance para mostrar el carácter reaccionario de las ideas nacionalistas anti-vascas o anti-españolas poniendo en evidencia en todo momento las mistificaciones que promueven las rivalidades entre los trabajadores de distinta nacionalidad. Asimismo, fomentamos un justo patriotismo que no se alimenta del odio hacia otros pueblos sino del amor hacia el pueblo propio y hacia todos los pueblos oprimidos, sobre todo de aquellos que lo están por el mismo enemigo como son los pueblos que sufren el yugo del franquismo animamos un patriotismo que reconoce el fenómeno nacional que los reaccionarios intentan negar y que se hace eco de las legítimas aspiraciones de la nación oprimida a la libertad, a la igualdad y al desarrollo de su personalidad nacional. Los comunistas, en fin, inscribimos en nuestro programa el derecho de toda nación a elegir su destino, a decidir libremente si quiere o no un Estado propio.

Pero, en nuestro caso, además de todo esto, los comunistas decimos que es preciso incluir entre los objetivos de la revolución popular el de la constitución de un Estado vasco soberano e independiente. Es decir que no nos limitamos a reconocer el derecho de la nación vasca a separarse sino que, además, somos partidarios de una separación de hecho. ¿Y esto porqué?

Primeramente. para canalizar debidamente una aspiración que, aunque vinculada en la mayor parte de
los casos a la ideología reaccionaria del sabinianismo, no posee un carácter contra-revolucionario y que atraviesa de parte a parte —cosa bien comprensible en una nación oprimida— a todas las clases populares de Euzkadi, incluido, por supuesto, el proletariado. Solamente si recogemos la legitima aspiración de amplios sectores populares a tener un Estado aparte podremos arrancarlos a la influencia de la ideología aranista, unir al movimiento popular, dinamizarle con la rebeldía que ha creado la opresión nacional y ser, los comunistas, los dirigentes indiscutidos de las clases populares vascas en la lucha contra el fascismo, la oligarquía y el imperialismo. "

En segundo lugar, para resolver definitivamente cuanto el problema nacional tiene de problema entre pueblos. La propaganda internacionalista es imprescindible pero insuficiente para acabar con estas rivalidades. Para ser verdaderamente eficaz ha de ir acompañada de una práctica que permita a las masas la comprensión de las verdades del internacionalismo No basta decir que los obreros tienen unos intereses comunes, no basta decir que los capitalistas "vascos" no tienen intereses comunes con los trabajadores vascos, no basta decir que los falangistas y los oligarcas "españoles" son igualmente enemigos del pueblo español. Para que estas ideas justas asan comprendidas por las masas, los obreros —y los comunistas a su cabeza— han de facilitar la separación de Euzkadi y demostrar así con hechos que ni el pueblo castellano es una colonia del pueblo de Vizcaya, ni el pueblo vasco está colonizado por si pueblo español. Practicando las circunstancias de la separación han de ser, a su vez, superados, además de los prejuicios anti-vascos o anti-españoles, los sentimientos aislacionistas de una parte considerable del pueblo vasco. Experimentando la separación todo el pueblo vasco podrá comprender que el establecimiento de barreras constituye un freno para el desarrollo y que la unidad cuanto más estrecha y extensa es reporta más beneficios a los pueblos que de ella participan. La práctica de la separación hará accesible una verdad anteriormente incomprendida. Pasando por ella se crearan las condiciones para una nueva unidad entre los pueblos que en nada se asemejar a la unidad que hoy garantizan las metralletas de la guardia civil. Esa nueva unidad, caídos los recelos y las desconfianzas, será una unidad solidaria que excluirá la posibilidad de que se reproduzcan los conflictos entre los trabajadores de diferentes nacionalidades. Será la unidad fraternal libremente elegida por pueblos libres e iguales que marchan juntos hacia el socialismo y el comunismo.

De esta forma se puede entender lo que aparentemente es un paradoja! una separación temporales, a veces, necesaria para fundamentar una auténtica y profunda unidad entre los pueblos.

Si alguien deduce de lo que acaba de ser dicho
que los comunistas tenemos un ideal separatista está muy equivocado. Nuestro ideal, en este terreno, es
el de la unidad de los trabajadores y de los pueblos Podemos encontrarnos, y sin duda nos encontraremos, luchando junto a quienes, prisioneros de la estrechez nacionalista, hacen de la separación un ideal supremo, un fin último. Para nosotros el fin no es la separación sino la unión y no aceptamos la separación sino en tanto que medio al servicio del fin. Los nacionalistas tienen una ideología separatista burguesa. Los comunistas están en contra de esta ideología Los nacionalistas hacen propaganda del separatismo. Los comunistas hacen propaganda de la unión. Es necesario comprender todo esto nítidamente si bien puede haber una coincidencia en un objetivo político (cual es el de la separación), la ideología separatista burguesa es irreconciliable con el internacionalismo proletario.