CREDIBILIDAD

COMUNICADOS EHK
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La catadura moral de la clase política españolista, francesa y regionalista (que le pregunten al gris Urkullu) no conoce límites. Límites que si existieran ya se encargarían de romper los medios periodísticos que sirven al poder establecido con tal de mantener el Status Quo. Siguiendo la doctrina oficial del imperio, todos al unísono, gritan que no hay novedad en el comunicado de la Organización ETA.

Repiten, uno tras otro, desde sus garitas de guardia: “sin novedad en el frente”. Justifican así un inmovilismo que desde luego deja patente a quién le interesa la perpetuación del conflicto socio-político en el solar vasco por su liberación. Inmovilismo sustentado sobre la base de una valoración centrada en algo muy concreto: la incapacidad de ETA, la Izquierda Abertzale y del sindicalismo abertzale para modificar el escenario socio-económico y político.

Un escenario catastrófico para la clase trabajadora y los sectores populares y en el que el reformismo más reaccionario tanto españolista como regionalista vasco sobre todo, se siente más fuerte y cómodo, manteniendo a su vez la unidad de mercado española que, aunque “tocada” por la cuestión del Estatuto catalán, puede seguir caminando al son que marca el FMI y el BM.

Pero… realmente ¿quién no tiene novedades que ofrecer? Miremos atrás por un instante y encontraremos la respuesta, clara y concisa: precisamente aquellos que niegan la existencia de un conflicto nacional y social en Euskal Herria y justifican la unidad de España y Francia, aquellos que han negado la existencia de una crisis del sistema capitalista o plantean refundaciones del capitalismo, aquellos que se apoyan en la mentira para realizar reformas laborales brutales, aquellos que utilizan la política para sacar tajada (¿verdad señor Ercoreca miembro del PNV?).

En definitiva, aquellos que niegan que el motor de la historia es la lucha de clases, la lucha de los Imperios contra los pueblos. Mentirosos como Zapatero y su Partido “socialista”, expertos comerciantes de estatutos incumplidos como el PNV de Urkullu, radicales y violentos como el Señor Sarkozy o Rubalcaba, Ministro de interior al que la policía gala siempre le deja en el más absoluto de los ridículos, periodistas y medios de información sin escrúpulos, capaces de adjudicar acciones armadas falsas o a organizaciones que no las realizaron, negar desapariciones de militantes abertzales así como autoinmolaciones inexistentes en trenes de muerte, Éstos y no otros son los que hablan de democracia y de paz social, de derechos ciudadanos y de cohesión social, de condenas y de ilegalizaciones para tapar y ocultar la situación económica y de recortar los derechos de la clase trabajadora como medio para sustentar al capitalismo neoliberal.

Y mientras este panorama de cinismo político se perpetúa, siguen muriendo trabajadores el tajo cuyos nombres quedarán en el más absoluto de los olvidos. Los únicos que de verdad pagan precio político en la situación actual capitalista son la clase trabajadora y los sectores populares que están padeciendo la lucha sin cuartel entre capital y trabajo. La credibilidad es algo de lo que carece la clase política española, francesa y regionalista vasca.

Se miran en el espejo y achacan a otros sus propios defectos. Lejos de las opiniones en realidad el análisis de la situación política y social actual en Euskal Herria tiene dos lecturas contrapuestas: Los que piensan que la presión del Estado español y francés sobre ETA y la Izquierda Abertzale llevará como resultado la claudicación del MLNV en su conjunto, que su incapacidad de acción militar por un lado y socio-política por otro, es fruto de la acertada política represiva del imperialismo español y francés y que es una cuestión de tiempo la eliminación del proyecto político histórico de la Izquierda Abertzale de “independentzia ta sozialismoa”.

Por ende, este aplastamiento de la insurgencia vasca traerá consigo mejoras en la economía vasca para la burguesía regionalista ya que será más fácil combatir la resistencia sindical y acelerará el recorte de los derechos de los trabajadores vascos. La segunda lectura gira en torno al necesario análisis y puesta en práctica que realiza la Izquierda Abertzale sobre lo que está sucediendo a nivel mundial, cuales son los efectos de la crisis capitalista neoliberal que estamos padeciendo y su reflejo en Euskal Herria.

La acción represiva de los Estados español y francés ha acelerado la necesidad de profundizar en ese debate que ya se venía tratando desde las fallidas negociaciones de Argel. La acción represiva de ambos estados a su vez pretende condicionar al máximo ese debate pero la Izquierda Abertzale es consciente de ello.

Debemos de tener claro que para entender la profundidad y el cariz del debate que afronta la Izquierda revolucionaria vasca en particular y el conjunto de la Izquierda Abertzale en general en el presente caótico de Euskal Herria se hace necesario comprender cuales son las claves o fuerzas históricas determinantes en el proceso de liberación: El desarrollo del modo productivo capitalista, en su doble vertiente exterior e interior. La estructura represiva de los Estados imperialistas español y francés como fuerza definida para combatir a los enemigos interiores del españolismo y del jacobinismo. La lucha de clases entre vascos, es decir, el choque entre proyectos nacionales y sociales antagónicos.

Las tres claves citadas, centrales en la historia del pueblo vasco, se relacionan de forma específica en las distintas épocas y ciclos. Históricamente las tres claves responden ante dos intereses enfrentados: De un lado, el conjunto de fuerzas burguesas, con su bloque social y humano de apoyo, sus Estados e instrumentos de poder. De otro lado, el conjunto de fuerzas populares que luchan por la liberación nacional y social. Sus evoluciones, fuerzas respectivas, alianzas internas e internacionales y demás, son inseparables de la evolución global del conflicto en Euskal Herria.