EL MODELO SOCIOECONÓMICO DE LA "IZQUIERDA ABERTZALE"

COMUNICADOS EHK
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Si hemos de hacer caso a algunos autores pertenecientes a la izquierda abertzale, cuando nos hablan acerca del modelo socioeconómico que, a su decir, ésta izquierda propone, resultaría que a fuerza de repetir piadosos deseos fraternales entre clases sociales opuestas, todos los problemas quedarían ya resueltos o al menos encauzados y, por tanto, deberíamos cerrar la persiana los comunistas.

De hecho, y según estos proponentes, la sociedad vasca ya no se halla dividida en clases sociales, como se suponía, sino que ahora toda ella forma lo que se llama una “colectividad”.

Pero como el nominalismo, el uso y abuso del nombre para aparentar decir cosas distintas, es una epidemia de finales de siglo pasado que aún se padece en este del siglo XXI, no queda más remedio que poner las cosas en su sitio.

Por ejemplo. Se nos dice, por parte de estos autores, que este “socialismo identitario vasco” estaría basado en una economía al servicio de la “colectividad”. Creo que en tal empeño hasta el programa político del PP puede ser calificado de socialista identitario vasco. Nadie que se precie políticamente diría que su receta socioeconómica no va dirigida a la colectividad, ¡sólo faltaba!, pero ¿a qué colectividad, a todas las clase sociales, a unas más que a otras, a ninguna en concreto? Después añaden que se pretende un reparto “justo” de la riqueza. Claro, y el PNV, EA, Aralar e incluso Rodríguez Zapatero y el señor Rajoy ¿O es que les han oído alguna vez a cualquiera de estos políticos manifestar que son partidarios de un reparto “injusto” de la riqueza? Señores de la izquierda abertzale eso es pura palabrería. Peor aún, es reformismo en estado puro.

Y dígannos, ¿Qué proponen ustedes a fin de repartir esa riqueza de una manera “justa” y al servicio de la “colectividad”? Porque decir que son partidarios de una “democracia participativa” es seguir jugando con las palabras. Democracia de quién y para quién, decía Lenin. ¿O es que desconocemos que la misma palabra libertad la utiliza el obrero para desasirse de las cadenas que le impone el Capital y éste para reclamar su “derecho” a establecer empresas que esclavizan al obrero?

Vamos a ser más claros aún. Nosotros, comunistas vascos, creemos que Euskal Herria es un Pueblo sin Estado en el que, junto a una justa lucha de carácter nacional contra los Estados español y francés, se conforma y desarrolla, como en todas las demás sociedades, un marco de lucha de clases. Esto significa que no hay “colectividades” ni “repartos equitativos que valgan”. Lo que beneficia a una clase, se detrae de las demás y viceversa. En consecuencia hay que ser más claros. Nosotros apoyamos la lucha que desarrollan las clases populares y en particular la clase trabajadora vasca y en tal empeño y conscientes de que la burguesía de ningún modo transigirá en devolver ni siquiera una parte del capital acumulado a costa del sudor obrero, somos decididos partidarios de expropiarla.

Simplemente, ni la historia ni la vida pasada y actual funcionan así. Incluso el señor Obama, el jefe de la barraca, no ha tenido ningún empacho en reconocerlo, cuando aboga directamente por las “guerras justas”, es decir, las suyas naturalmente, justamente en un acto tan “pacifista” como la recogida de su inmerecido premio Nóbel de la paz.

Todo eso de “combatir la injusticia” está muy bien pero hay que mojarse más. Qué injusticias concretas se van a combatir y mediante qué mecanismos. Los comunistas vascos no tenemos ningún inconveniente en precisarlo: vamos a combatir directamente la fuente de todas las injusticias que es la explotación del hombre por el hombre y lo vamos a hacer mediante la revolución, esto es, mediante el empleo de la fuerzanecesaria y suficiente para desaconsejar a la burguesía cualquier veleidad en contra de este proceso de liberación, esto es, mediante la inmediata implementación de la dictadura del proletariado ¿ quieren sus señorías que seamos más claros?

Desde luego deseamos avanzar hacia el socialismo pero no estamos dispuestos a acabar como Allende en 1973. Todo el Poder a la clase trabajadora. Esta es la propuesta de los comunistas vascos para el debate sobre la política socioeconómica que se desarrolla en el seno de la izquierda abertzale. Este es el acervo del marxismo y de las luchas revolucionarias que en el mundo son y han sido. Lo demás son brindis al sol o, peor aún, cantos de sirena de la burguesía.

 

 

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK