Se realizó el IX Congreso Mundial de la LIT-CI

el marxismo a debate
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

x LIT-CI

Del 23 de julio al 3 de agosto se realizó el IX Congreso Mundial de la LIT-CI. Fueron varios días de intensos debates en el acontecimiento más importante de la vida interna de una organización internacional. Además de todas las discusiones fundamentales, hechas en un clima de gran fraternidad, el congreso representó una victoria para todos los que vienen luchando por la reconstrucción de la IV Internacional.

 

 

Los participantes

Participaron del Congreso organizaciones de la LIT de 18 países (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Perú, Venezuela, Paraguay, España, Francia, Gran Bretaña, Italia, Bélgica, Portugal y Rusia), representadas por 22 delegados plenos y 9 delegados no plenos de organizaciones simpatizantes o que no alcanzaron el número mínimo de militantes requeridos para tener derecho a un delegado pleno (con voto). También estuvieron presentes militantes de la LIT de EE.UU. Por razones financieras, no pudieron estar presentes, además del delegado de Turquía, representantes de las organizaciones simpatizantes de Uruguay, El Salvador, Panamá y Ucrania.

También estuvieron presentes organizaciones invitadas con las cuales la LIT mantiene relaciones políticas, entre ellas Batay Ouvriyé de Haití, OKDE-EP de Grecia, Freedom Socialist Party (FSP) de Estados Unidos, la UIT-CI (Unidad Internacional de los Trabajadores) y dos organizaciones de Argentina: IT (Izquierda de los Trabajadores) y FUR-Poder Obrero. Además, el Congreso recibió saludos de militantes de la LIT de México y de los grupos Resistencia y Acción Socialista, también de ese país.

Como ya es tradición en los congresos de la Internacional, se eligió una Mesa de Honor, compuesta por los dirigentes y militantes fallecidos y aquellos que dedicaron su vida a la lucha revolucionaria. En este Congreso, el nombre de Nahuel Moreno, fundador de la LIT y su principal dirigente, fallecido en 1987, estuvo al lado de otros importantes dirigentes y militantes de la corriente morenista que fallecieron desde el último congreso, a quienes se rindió un caluroso homenaje por su trayectoria de lucha, entre ellos, Eduardo Espósito, Ernesto González, Jorge Guidobono, Eduardo Gómez ("Gardel") y Juan Carlos López Osornio (el "Pelado" Matosas).

Las principales discusiones

El Congreso discutió tres cuestiones centrales: la situación de América Latina, el proceso de Reconstrucción de la IV Internacional y el problema de la Moral Revolucionaria.

La discusión sobre América Latina abordó la caracterización y la política de los revolucionarios en relación a los gobiernos de Venezuela, Bolivia y demás gobiernos de colaboración de clases, principalmente el gobierno de Chávez. Discutió también la cuestión del campo y el lockout de la patronal agraria argentina, y la reorganización del movimiento de masas, el papel y las perspectivas del ELACT (Encuentro Latinoamericano y Caribeño de los Trabajadores).

Sobre Venezuela, numerosas organizaciones de izquierda afirman que el gobierno Chávez es un gobierno revolucionario que conduce el país en dirección al "socialismo del siglo XXI". Otros dicen que es un gobierno obrero y campesino (o pequeño-burgués revolucionario) que puede llegar a cumplir el mismo papel de Fidel Castro, en la Revolución Cubana, en 1959. La LIT-CI, al contrario, afirma que Chávez es un gobierno burgués, apoyado en las Fuerzas Armadas. Es la burguesía quien gobierna el país y la clase obrera está totalmente fuera de poder de Estado. Las nacionalizaciones que hizo no son parte de un plan de gobierno para expropiar el imperialismo y la burguesía, sino medidas limitadas para fortalecer a la burguesía nacional (especialmente al sector llamado "burguesía bolivariana") y, por otro lado, una respuesta limitada a la presión revolucionaria de las masas. Todas esas características confirman la posición de la LIT de que en Venezuela, al contrario de una marcha hacia el "socialismo del siglo XXI", y lo que vienen siendo reafirmados son un estado burgués semicolonial y un régimen bonapartista que oscila entre el imperialismo y el movimiento de masas, y que no hesita en reprimir a los trabajadores cuando lo necesita.

El gobierno Chávez y los demás gobiernos populistas y de Frente Popular de América Latina son enemigos de las masas y usan su prestigio para contener su lucha revolucionaria, intentar controlarlas, desmoralizarlas y derrotarlas. Frente a ello, la LIT reafirma su estrategia de derrocamiento de estos gobiernos y su sustituición por gobiernos obreros y campesinos, es decir, por la dictadura del proletariado. En esta primera etapa, cuando aún tienen mucho prestigio, nuestra táctica es explicar pacientemente a los trabajadores el carácter burgués de esos gobiernos, luchar contra su política, animar la lucha de las masas por sus reivindicaciones concretas y estimular la organización independiente de la clase obrera. La política central de la LIT hoy en América Latina es buscar de todas las formas la independencia de la clase obrera para enfrentar al imperialismo y a las burguesías nacionales.

El debate sobre el proyecto de reconstrucción de la IV Internacional fue uno de los más importantes del Congreso. La situación mundial, de ofensiva imperialista, recolonización de la mayoría de los países del mundo, políticas neoliberales, superexploración de los trabajadores y la respuesta de una amplia acción revolucionaria de las masas en el mundo entero, demuestran la necesidad imperiosa de reconstruir la IV Internacional, como forma de resolver la crisis de dirección del proletariado y conducir a la victoria sus luchas contra el capitalismo y el imperialismo. Esa fue la batalla de Trotsky. La LIT-CI, desde a su fundación en 1982, siempre se consideró una herramienta al servicio de esta tarea estratégica. El XI Congreso de la LIT fue un avance en este sentido. Hubo acuerdo entre las organizaciones presentes, con las cuales la LIT viene discutiendo en relación a los criterios para la reconstrucción de la IV, ya expuestos por Trotsky en la década de 1930. Es preciso basarse en un programa, es decir, en la comprensión común de la realidad y de las tareas que proponemos al proletariado en este momento, y en acuerdos sobre los hechos fundamentales de la lucha de clases y la acción conjunta de todos los revolucionarios involucrados en esta tarea. Por la enorme dimensión de esta tarea, el esfuerzo por reconstruir la IV Internacional debe ser de todos los revolucionarios, no sólo de aquellos que se reivindican trotskistas, teniendo como condición que esas relaciones estén basadas en un método común de honestidad, franqueza y lealtad, buscando los acuerdos y discutiendo las divergencias con total claridad.

Una de las cuestiones fundamentales en este proceso es la defensa de una moral revolucionaria. Por eso, el congreso realizó, sobre ese tema, una de las discusiones más ricas e intensas (ver artículo).

El Congreso abordó otros dos temas fundamentales: la situación de la economía mundial y el proceso de restauración del capitalismo en los países del Este europeo. Sobre economía, la discusión giró sobre la actual crisis económica mundial y sus repercusiones para la clase obrera. El Secretariado de la LIT presentó un documento que analiza los mecanismos de la crisis, la caracteriza como una crisis clásica de superproducción, provocada por la caída de la tasa de ganancias y sobre la cual ya se puede decir que es la peor crisis del capitalismo desde el crack de 1929, con repercusiones para la clase obrera mundial y todos los países semicoloniales.

A pesar de que el tema de la restauración del capitalismo en los países del Este europeo ya había sido discutido, algunos años atrás en la LIT, esta cuestión fue replanteada en el IX Congreso con el propósito de hacer el debate con las organizaciones invitadas, así como con las organizaciones que recientemente ingresaron en la LIT, como el PdAC de Italia y las provenientes del ex-CITO, como el PST de Colombia, que no participaron de los debates anteriores sobre el tema. El objetivo no era votar un documento porque la propia LIT no tiene una posición "oficial" sobre el tema, a pesar de ya haberse manifestado una opinión mayoritaria a respecto. Por eso, fueron presentados varios documentos que reflejaron las diversas posiciones que existen en el interior de la LIT, además de otros documentos elaborados por organizaciones invitadas, como la UIT y la IT.

Otras cuestiones fueron debatidas en Comisiones de Trabajo que funcionaron paralelamente a los debates centrales del Congreso. El objetivo era profundizar algunos temas para adoptar resoluciones al final de los trabajos: Europa, Medio Oriente y Argentina, y una comisión que se dedicó al tema de la lucha contra la Opresión de la Mujer.

Se votaron documentos sobre la situación de Europa (con actualizaciones y agregados sobre la lucha contra la semana laboral de 65 horas y sobre los partidos anticapitalistas), y sobre la situación en Medio Oriente. La discusión sobre Argentina se centró en el conflicto entre el sector agrario y el gobierno. Hubo una fuerte polémica entre la posición que caracteriza la "crisis agraria" como un lockout patronal reaccionario impulsado por la oligarquía rural y, por lo tanto, que los revolucionarios deben manifestarse contra el mismo (posición defendida por el FOS, sección argentina de la LIT, y por la propia dirección de la LIT), por un lado, y aquella que considera la protesta como una lucha progresista de los pequeños agricultores (defendida por la UIT y por IT). De la discusión, que involucra cuestiones de principio, salieran tres propuestas de resolución: una de ellas, de apoyo a la política del FOS y de la dirección de la LIT (que fue aprobada por unanimidad en la sesión plenaria de delegados), otra, contrapuesta, presentada por IT y una tercera, con un análisis próximo de la posición del FOS y de la LIT, presentada por el FUR-PO, pero que consideraba que las diferencias no eran de principios.

La comisión que debatió la cuestión de la opresión de la mujer fue la más concurrida del Congreso. Fueron presentadas tres documentos sobre el tema: uno por la Comisión de Mujeres de la LIT y el Secretariado Internacional, otro por el FSP de EUA y un tercero por el PSTU. Partiendo de un acuerdo sobre la necesidad de encaminar la lucha contra la opresión de la mujer en una perspectiva clasista y socialista, hubo un intenso debate sobre cómo organizar la lucha de las mujeres, así como el trabajo de las organizaciones revolucionarias en este sector.

Después, el Congreso discutió el Documento de Balance y Orientación de Actividades, ratificando, en general, el análisis sobre el salto dado por la LIT, que hace de ella una referencia para el reagrupamiento de los revolucionarios, evidenciada en la realización del ELACT. Los delegados presentes en el Congreso también debatieron los nuevos e inmensos desafíos que representan la responsabilidad de las organizaciones que la componen en el proceso de reorganización del movimiento obrero, la necesidad imperiosa de fortalecer las secciones nacionales y crecer en número de militantes y cuadros para encarar las nuevas tareas. En este mismo sentido, se resaltó la necesidad urgente de fortalecer la dirección de la Internacional para asumir estos nuevos e inmensos desafíos.

El IX Congreso confirma el desarrollo de la LIT

Este fue un Congreso victorioso, por el número de nuevas secciones y organizaciones simpatizantes presentes; la participación activa de las organizaciones invitadas a los debates; los documentos presentados y el nivel político de los debates, expresando el grado de avance en que se encuentra la LIT en este momento.

Por otro lado, el último período mostró el grado de desarrollo e implantación de las secciones de la LIT, lo que se reflejó en el Congreso y en la importancia de los eventos realizados en el período previo, el Congreso de la Conlutas y el ELACT, en los cuales la militancia de la LIT tuvo un papel destacado.

En uno de los puntos más importantes para la Internacional en este momento, la tarea de reconstrucción de la IV, se dieron pasos muy importantes. Aunque durante el Congreso no se haya llegado a acuerdos concretos en dirección a la unificación de la LIT con las organizaciones invitadas, todas ellas reivindicaron la importancia de las discusiones hechas en Congreso, la mayoría expresó su acuerdo con documentos como el de Reconstrucción de la IV y Moral Revolucionaria, y todas manifestaron la intención de continuar discutiendo con la LIT y de participar del Seminario de Actualización Programática, votado por el Congreso.

Por otro lado, el Congreso mostró que aún existen importantes divergencias que impiden una unificación inmediata y que exigen la continuidad de las discusiones. Esas divergencias, en algunos casos, involucran cuestiones de principio, como el debate entre la LIT con la UIT e IT, sobre el conflicto del campo en Argentina, que nos coloca en campos opuestos en este proceso.

Sin embargo, eso no impidió que la propia IT afirmase, al final del Congreso: "Esta é a LIT de Moreno". El debate con estas organizaciones debe proseguir con la claridad y la franqueza con que se dió la discusión política en el Congreso, porque el objetivo más importante que tenemos por delante continúa siendo la reconstrucción de la IV Internacional, instrumento fundamental para que la clase trabajadora pueda salir victoriosa en sus luchas contra el capitalismo y el imperialismo en todos los países del mundo.