Lucha de clases e ideología

el marxismo a debate
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

x Roberto Viera

El marxismo al definir  la lucha de clases omite el efecto en la sociedad de la lucha entre pueblos o por el territorio, que también genera su propia clase dentro de cada sociedad. Así causa perturbaciones en los trabajadores que no logran identificar al déspota, secretario general o rey.  Al final terminan los regímenes marxistas como mayordomos del capitalismo.

Según Marx, existen clases en la sociedad que expresan ideologías que se forman a partir de la vida social de los integrantes de esas clases. Las ideas de Carlos Marx pretenden desmontar esas ideologías con el entendimiento del fenómeno social. Según él esta es la ideología del “proletariado”.

Para que esta ideología fuera útil, debería ser cierta la división en clases tal como es pregonada por Marx. El modelo clasista de Marx, excluye las luchas entre pueblos en su análisis del devenir histórico. Roma no cayó por la lucha de clases sino por la lucha de pueblos. La expresión del Manifiesto Comunista, escrito por Marx, de las clases de la antigüedad y la caracterización del sistema greco-romano como esclavista, deja por fuera la relación del imperio romano con otros pueblos que le eran tributarios. La misma esclavitud era obtenida a partir de los pueblos de la periferia o como castigo por los pueblos ya conquistados que se rebelaban. De esta manera se presenta una continuidad en la lucha entre pueblos y la esclavitud. Esto desdice de la aseveración del Manifiesto Comunista de que “la historia de todas las sociedades es la lucha de clases”.

Cuando en la formulación del llamado materialismo histórico, que dice: por la lucha entre las clases se resuelve el destino de las sociedades, es decir triunfa una clase progresiva o toda la sociedad se hunde, se sigue ahondando más esta grieta del marxismo, puesto que Roma y Grecia fueron derrotadas por otros pueblos sojuzgados o periféricos y no por los esclavos. De esta manera la lucha entre pueblos caracteriza mejor grandes períodos de la historia de la humanidad que la lucha de clases. Y en este caso, la clase esclava es una prolongación de los pueblos dominados por Roma o Grecia.

El planteamiento de lucha de clases y las clases sociales expresadas por el marxismo no cubren la totalidad del hecho social.

Otro elemento que no es tomado en cuenta en el esquema de clases de Marx es el papel del déspota, rey, Khan, sultán, secretario general del partido. Enfocándolo como estamento social, lo podemos llamar clase-1. Quizá para nosotros formados en el estudio de las modernas teorías de conjuntos, veamos como natural hablar de una clase formada por un solo elemento. Cuando un personaje de estos está enfrente de un pueblo o de una aglomeración de pueblos, este elemento tiene sus intereses propios que defender. Más que ninguna otra clase social el déspota, tiene una ideología de su superioridad, de la necesidad de su presencia como líder. Sin estudiar esta clase-1 es poco lo que se puede entender de la historia. En la cabeza de esta clase-1 se representa el conjunto social y sus interacciones con el medio circundante y es a partir de este modelo, existente en la cabeza del líder, que se pueden deshilvanar los acontecimientos de la historia. Esto se refiere al sujeto histórico. Al menos de la sociedad antigua y que perdura actualmente. En este punto hay ejemplos históricos antiguos y también los regímenes marxistas son una muestra de ello.

Julio Cesar, el fundador del imperio romano, tenía sus propios intereses que no eran los de los patricios o los oligarcas romanos. En el desenvolvimiento del imperio romano no pocas veces los senadores oligarcas de Roma fueron masacrados por los emperadores. Los emperadores hacían grandes obras para el pueblo y garantizaban el circo para la diversión popular. Es emblemática la carrera de caballos en que participó Nerón para halagar al pueblo. Augusto, dormía en un catre y de esa manera demostraba su afección al pueblo de Roma. Calígula para burlarse de los senadores oligarcas nombró senador su caballo. Esto significa que el emperador tiene sus intereses que no son los de las demás clases y que en general busca sus aliados en el pueblo, los campesinos o también la oligarquía, según las circunstancias.La palabra Zar también se escribe czar,y la palabra káiser que usaron los reyes de Alemania tiene el mismo significado, Cesar. En general esta clase-1 es populista. En la obra de teatro de Shakeespeare sobre la muerte de Cesar, se presenta una escena donde dos romanos critican a Cesar por hablar con el pueblo de Roma diciendo que aspirar el mal aliento de los plebeyos era su deleite.

El rey sol, Luis XIV en Francia, creó fábricas estatales casi de cualquier cosa que tuviera interés, determinando de esta manera el surgimiento de las clases sociales modernas en Francia. También este rey generó una ideología en que él era el sol y sus ministros los planetas. El se levantaba con el alba y de esta manera creó estamentos sociales adaptados a las descripciones de los cosmólogos, según lo que ocurría en su cabeza. Stalin creo campos de trabajo forzados para realizar la acumulación originaria proclamada por Marx en su libro El Capital. Probablemente la mayoría de los que murió en esos trabajos forzados no supo que su destino estaba preparado por el libro de Marx y la interpretación hecha por el dictador soviético.También Fidel Castro llevó a la intelectualidad cubana a cortar caña, copiando a Stalin.

La concepción errada de la historia también se muestra en nuestra época mercantil, los burgueses y proletarios no agotan la caracterización del modelo económico político de nuestro tiempo. Mientras C. Marx escribía El Capital, miles de barcos entraban y salían de los puertos de Inglaterra llevando mercancía comprada a su valor en Londres y que era vendida a otro valor en los otros países. Es decir, que la ganancia de los comerciantes no se obtenía en el centro de producción, sino en el diferencial de precios entre Inglaterra y las regiones de ultramar. Entretanto C. Marx. Escribía: “Los grandes economistas como Smith y Ricardo,… cuando tratan especialmente de él (Capital mercantil), como hace Ricardo al estudiar el comercio exterior, intentan demostrar que no crea valor (ni tampoco por consiguiente plusvalía). Y lo que rige para el comercio internacional, rige también para el comercio interior.” Marx (El Capital, Fondo de Cultura Económica, 1972:Tomo III,)

Las ganancias del capital comercial se obtenían del comercio con países con menor desarrollo que Inglaterra, en base a licencias otorgadas por los reyes, aún bien entrada la sociedad mercantil, esta clase-1 sigue influyendo. Además del empresario capitalista está el comerciante que deriva sus beneficios del favor del Estado, ya sea del rey o de otra autoridad. Aquí se continúa la omisión de Marx al enfocar el mundo antiguo, que no toma en cuenta la clase-1.

Los regímenes socialistas marxistas leninistas someten a los pueblos mediante la ideología marxista. Esto es posible porque el marxismo muestra una imagen distorsionada de la historia y de la sociedad. La omisión de la clase-1, la clase del líder, rey, Khan, cierra los ojos del pueblo, que de esta manera acepta las más nefastas dictaduras. El marxismo logra quitar las prevenciones que han realizado los pueblos a través de la historia contra estos jefes que abusan de su poder. 

La ciencia moderna desde Galileo, nos enseña a indagar en los fenómenos naturales con humildad, sacando del mismo fenómeno los elementos que lo representan mejor. Esta actitud, en el caso del marxismo, se ve perturbada por unas ideas preconcebidas o prejuicios llamados por los marxistas la dialéctica. Cuando los marxistas encuentran lucha de clases en los eventos históricos, simplemente consideran que esto es una confirmación de su sistema filosófico y allí se detienen. De esta manera tienen un sistema coherente entre la filosofía y la historia, pero que no representa todo el fenómeno histórico. Y al dejar afuera, en sus análisis, componentes de los eventos históricos, transmiten una teoría falsa. Esta actitud ya había sido denunciado por Bacon cuando enjuiciaba el aristotelismo. El descubrió en los seguidores de Aristoteles y toda la escolástica de la edad media unos “idola theatri” o idolos del teatro, es decir ciertas teorías por su complejidad y sus pretensiones generales, se convertían un teatro que era representado por los seguidores de esas teorías y que no los dejaban ver la realidad.

La división de poderes

Para prevenir los efectos nefastos del poder omnímodo del rey o el kan o el líder, la sociedad humana ha desarrollado una teoría y una práctica de división de poderes. Además del poder ejecutivo se crean los poderes legislativo y judicial. Estos temas han sido tratados por Montesquieu. Estas ideas se proclamaron en la Revolución Francesa y se practicaron en Inglaterra, y luego se han diseminado por el mundo.

El poder ejecutivo, se proclama, que debe ser controlado por los otros poderes. Sin embargo, a menudo el líder o el rey se salen de esos controles y dominan los otros poderes. O sea que estas ideas no son definitivas, sino que representan una actitud preventiva con respecto al que llega a dominar el estado y el ejército e intriga para controlar a los otros poderes.

El marxismo tiene dos limitaciones para entender o representar este fenómeno. Y dice que lo del equilibrio de los poderes es una idea burguesa.

La primera limitación es que tiene una imagen histórica que no ve la existencia de este líder como una clase social. Simplemente en su representación histórica omite o disminuye la influencia de la clase-1.

En segundo término, cuando Marx habla de la sociedad actual como resultante de burgueses y proletarios, dice que el Estado es un órgano de una clase para reprimir a la otra. Marx no ve o minimiza las funciones que cumple el Estado con respecto a los otros Estados. Estas funciones generan grupos de personas para atenderlas, con intereses particulares que pueden representar una clase social y que muchos han visto reflejada en el fenómeno conocido como el bonapartismo. Esta clase se ve reforzada por la existencia de una plusvalía asociada al comercio internacional y que está situada en las aduanas y en las licencias de comercio olas condiciones favorables obtenidas mediante las relaciones de dominio de un estado sobre otro. Esta plusvalía no es reconocida por Marx en sus teorías.

En nuestros días, tenemos que el estado norteamericano está colonizado por las compañías petroleras. El presidente Bush es petrolero, la secretaria de Estado fue diez años directora de la empresa petrolera Chevron, el vice-presidente Dick Cheney es ejecutivo de Halliburton. Desde allí mantienen al mundo sobresaltado con sus intrigas y guerras para mantener altos los precios de los hidrocarburos y perdurar la sujeción de los regímenes dictatoriales en los países productores de petróleo. La OPEP sirve para mantener el monopolio que mantiene altos los precios petroleros.Con ello obtienen ganancias líquidas del 2% o más del Producto Interno Bruto mundial[1].

También el estado norteamericano logra con la complicidad del estado chino, realizar la más grande recolección de capital, bajo la figura de la mano de obra barata. Los marxistas leninistas chinos que han logrado domesticar al pueblo chino con la ideología marxista, facilitan el uso de la mano de obra barata socialista de los trabajadores chinos a las transnacionales. De esta manera los empresarios norteamericanos asociados al gobierno de ese país obtienen ganancias planetarias.

La ideología marxista en tanto que representa una imagen errada del acontecer social sirve como herramienta de opresión al servicio del estamento ligado al estado dominante. Es decir esta al servicio del estado norteamericano, al servicio de los capitalistas en general y al servicio de la clase-1, del líder máximo y comandante de la revolución para la opresión de los pueblos.

 


[1] La acumulación del Capital en la globalización (poner link)

http://sobrevive.i8.com