¿Qué es y hacia donde va el socialismo del siglo XXI?

el marxismo a debate
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

x Corriente Comunista Internacional

Publicamos a continuación una carta que hemos recibido de un compañero de Ecuador donde reflexiona muy acertadamente sobre el "movimiento bolivariano" que está invadiendo América del Sur y cuyo máximo protagonista es Chávez acompañado en el reparto por Morales en Bolivia, Correa en Ecuador, junto con veteranos reconvertidos a la nueva causa: Castro en Cuba y Ortega en Nicaragua

Para comprender este movimiento es necesario partir de la situación histórica y mundial del capitalismo y no de factores locales o coyunturales –que evidentemente no se trata de negar sino de poner en su sitio-. Por eso, el compañero afirma muy justamente que «Es en el marco de la descomposición del modo de vida capitalista en que se llega a comprender lo que acontece en esta parte del mundo.  Chavez, en Venezuela, Correa, en Ecuador, de donde os escribo, Morales, en Bolivia, Ortega, en Nicaragua; son productos de la profundización de la crisis del capitalismo (…) existe un proyecto de reorganización geo-política de las fuerzas [en Sudamérica], pero no de ahora sino desde que se derrumbó el bloque soviético y se desataron las fuerzas centrífugas provocando la tendencia de cada país para sí, liberando los apetitos imperialistas de cada una de las burguesías nacionales».

Tal o cual seguidor de a pie del "movimiento bolivariano" puede con toda sinceridad pensar que este representa una "lucha contra la injusticia", una "defensa de los pueblos indígenas" o una "ayuda a los más desfavorecidos". Sin embargo, estos deseos no pueden constituir el patrón de medida del "movimiento" sino las consideraciones que apunta el compañero: la crisis y descomposición del capitalismo (que se hace muy visible en los países más débiles y periféricos) y el rumbo que han tomado los conflictos imperialistas a partir del creciente debilitamiento del Gran Padrino norteamericano. Concretamente:

en la mayoría de países de América del Sur la situación mundial de crisis del capitalismo toma una forma insostenible: desempleo masivo, imposibilidad de integrar en una actividad productiva a masas enormes de población que, huyendo del campo, malvive en los gigantescos cinturones de miseria que rodea las ciudades; corrupción generalizada del aparato político; crisis económica permanente; gansgterización de las relaciones sociales etc.

A nivel geopolítico, la pérdida de autoridad del gendarme americano –espoleada por el desastre de Irak- mueve a la contestación general de las burguesías del continente. Chavez, aprovechando la bonanza petrolera, se ha erigido en el campeón de esa contestación.

La demagogia de la lucha por los más desfavorecidos

 Examinemos brevemente el primer factor. Una de las consecuencias de la crisis mundial del capitalismo es que en numerosos países de América Latina, África, Asia y también de Europa, masas enormes se hacinan sin esperanza en los gigantescos cinturones de miseria que rodean las grandes ciudades. Estos seres humanos jamás podrán obtener un trabajo estable. Su único horizonte es malvivir en la desesperación, buscando cada día algo que llevarse a la boca. La vida cotidiana los castiga con una crueldad estremecedora: epidemias y enfermedades, robos y criminalidad, arbitrariedad de los agentes del Estado, inundaciones y toda clase de castástrofes.

Sectores de la clase dominante ven, por un lado, la necesidad de encuadrar políticamente a través de estructuras "revolucionarias" de "base" (los Círculos Bolivarianos) a esas masas para evitar que su malestar genere una peligrosa inestabilidad. Pero, por otra parte, utilizan ese encuadramiento como capital político con el cual ganar ventaja sobre las fracciones burguesas rivales. Esas masas "encuadradas y organizadas desde abajo" –como demagógicamente proclaman- pueden constituir una carne de cañón inapreciable en la guerra contra sus adversarios.

Esa es la razón por la que Chavez, Morales o Correa, lanzan sus programas "sociales" que no proporcionan ninguna salida a la situación de esas masas humanas sino que, por el contrario, les ayudan a habituarse a ella pues las cuatro migajas que se reparten –auténtica beneficencia laica que continúa la que durante siglos utilizara la iglesia católica- les producen el espejismo de que "algún día" (el gobierno chavista fijó la fecha de 2021) podrán salir de ella.

Esas migajas salen de un aumento incontenible de la explotación de los trabajadores, que son chantajeados con el siguiente planteamiento demagógico: "acepta disminuir tus condiciones de vida (bajas de salario, contratos precarios etc.) para así poder ayudar a los más desfavorecidos".

Se trata de una manipulación asquerosa del concepto de solidaridad. La clase obrera es solidaria con la situación de los más desfavorecidos. Pero la vía que se le propone para expresar la "solidaridad" (aumentar la explotación, renunciar a sus reivindicaciones) solo tiene un objetivo: hacerla solidaria con el interés del Capital Nacional, ponerla de rodillas a su entera disposición.

El anti-imperialismo como bandera de nuevos polos imperialistas

Como muy bien dice el compañero, la caída del bloque imperialista ruso acarreó una alteración muy profunda del tablero imperialista mundial. La consecuencia más importante es, como ya anunciamos, la crisis del imperialismo americano, contestado desde todos los frentes tanto por sus antiguos aliados como por nuevas potencias "emergentes" (China) como por toda clase de Estados dispuestos a jugar sus propias bazas.

Chavez se acomoda perfectamente a los intereses generales del Capital venezolano al erigirse en campeón de la contestación contra Estados Unidos. El fracaso monumental de su aventura en Irak debilita su autoridad en lo que, desde la doctrina Monroe, ha considerado su patio trasero: América Latina. Sectores crecientes de las burguesías de estos países ven abierta una oportunidad para zafarse del viejo yugo impuesto por el Padrino del norte.

En su frenesí para afirmarse como polo imperialista que desafía a gigante con pies de barro, Chavez emplea una serie de armas ideológicas:

un vago sentimiento de "unidad latinoamericana" y de defensa de los indígenas articulado alrededor de la ideología bolivariana;

una reivindicación de las nacionalizaciones y de la intervención del Estado en la economía, presentada como "socialismo del siglo XXI". Se trata igualmente de una vieja fórmula, cuyo fracaso estrepitoso en la antigua URSS, en China (los dirigentes "comunistas" han propiciado privatizaciones a gran escala bajo el lema del "socialismo de mercado") o en la propia Cuba, mueve a sus actuales propugnadores a emplearla más como bandera para captar incautos que como norma de actuación política

el anti-imperialismo

Queremos concentrarnos en este último. Irán, Hezbollah, Chavez, Hamas, Castro y cia, se presentan como "anti-imperialistas" y basan en ello el grueso de su capital político. Pero sí examinamos con un mínimo de seriedad su política, sus actos, sus maniobras, podemos constatar fácilmente su naturaleza imperialista. Sólo los crédulos o aquellos cuyo fanatismo les impide ver la realidad pueden negar la evidencia.

Esos regímenes "anti-imperialistas" refuerzan el ejército y el armamento hasta límites extremos, desarrollan un activo aparato de propaganda, encuadran y aterrorizan a su propia población, desenvuelven toda clase de maniobras políticas, diplomáticas y militares, financian fuerzas que pueden servir a sus intereses, poseen un monstruoso aparato de fuerzas policiales, de espionaje etc. Es decir, a su medida y en función de sus posibilidades, hacen exactamente lo mismo que el Gran Gangster norteamericano.

El imperialismo no es una cuestión de tamaño. Es una falacia decir que solamente las grandes potencias económicas o militares son imperialistas. Todo Estado es necesariamente imperialista. Esto es así cualquiera que sea su tamaño o la ideología que oficialmente proclame. El capitalismo es un sistema mundial y todo capital nacional se integra dentro de él. Cada Estado nacional practica una política imperialista adecuada a su posición económica, su papel estratégico, sus capacidades militares etc. Estados Unidos tiene aspiraciones de gendarme mundial, sus intereses nacionales solo pueden tener el mundo entero como campo de acción. Otros Estados tienen horizontes más limitados pero no por ello son menos voraces en sus aspiraciones. El Capital venezolano tiene como área de influencia el Caribe y, con Chavez, ambiciona un territorio mucho más vasto: toda Sudamérica.

La situación actual de crisis histórica del padrinazgo norteamericano multiplica por todo el mundo los polos imperialistas. Países como China, Irán o Venezuela tratan de erigirse en potencias regionales. Las vías ideológicas no son las mismas, lo que sin embargo es idéntico es, por un lado, la inestabilidad mundial que genera esta situación, y, por otra parte, la voracidad imperialista de sus propugnadores.

Irán utiliza como cemento unificador la ideología islámica, aunque también la ideología anti-imperialista, artificio ideológico que comparte con Chávez. El anti-imperialismo es muy viejo y fue abundantemente empleado por el antiguo bloque soviético. Parte del siguiente sofisma: el imperialismo se reduce única y exclusivamente a los viejos Estados capitalistas y, particularmente, a uno de ellos: Estados Unidos. Oponerse a Estados Unidos es "anti-imperialismo". De esa manera, el "anti-imperialismo" podría ser practicado por Estados cuya brutalidad nada tiene que envidiar a la del gendarme USA.

Semejante "teoría" constituye una monstruosa deformación del pensamiento de Lenin y de otros revolucionarios que lucharon efectivamente contra el imperialismo en la Primera Guerra Mundial. Estos solo confiaban en la lucha masiva e independiente de la clase obrera para abatir el imperialismo. Señalaban que la lucha contra la guerra imperialista tenía que ser una lucha contra todos los Estados, más aún, afirmaban que había que destruir el Estado en cada país para acabar con la guerra y el imperialismo.

Contra los que nos dicen que la lucha contra el imperialismo puede ser llevada a cabo para fracciones de la burguesía –incluido el ejército- llámense "bolivarianas", "islámicas", "libertadoras" o cualquiera que sea la medalla que se pongan en el pecho, afirmamos rotundamente que solo el proletariado mundial puede llevar adelante la lucha contra el imperialismo;

Contra los que pretenden embaucarnos con una lucha "anti-imperialista" desde la afirmación del nacionalismo defendemos rotundamente que solo desde el internacionalismo consecuente se puede luchar contra el imperialismo;

Contra los que defienden la barbaridad de que un Estado –con su ejército, sus policías etc.- puede ser "anti-imperialista" afirmamos tajantemente que solo la destrucción del Estado burgués en todos los países puede acabar con el imperialismo.

CCI 6-6-07

CARTA DEL COMPAÑERO

Saludos camaradas.   

He leído con mucho interés los artículos expuestos en mi correo electrónico, y quisiera expresar algunos criterios personales que son el producto de momentos de reflexión tanto de los temas planteados por los camaradas de la CCI en las primeras líneas del correo-e del 20070314 a manera de preguntas, como los sucesos que acontecen a esta América Latina y en particular al sur; dado que en esta región en particular, muchos "cientistas sociales" , analistas burgueses, y miembros de la  izquierda del capital han declarado que en esta región se esta gestando una corriente de izquierda revolucionaria de nuevo tipo que barrería por completo con las estructuras establecidas en la región por décadas y que reorganizaría el espectro geopolítico de la región.

Bueno, en parte tienen razón, si existe un proyecto de reorganización geo-política de las fuerzas, pero no de ahora sino desde que se derrumbo el bloque soviético y se desataron las fuerzas centrífugas provocando la tendencia de cada país para sí, liberando los apetitos imperialistas de cada una de las burguesías nacionales.  En resumidas cuentas, el derrumbe de la URSS y su bloque -generado por los límites propios de la tesis del socialismo en un solo país, por la descomposición política y social al interior del propio aparato del gobierno, reflejo de la profundización de la crisis del capitalismo a nivel global- es de hecho un producto de la decadencia del capitalismo, así como, los apetitos imperialistas de toda ralea que trajo consigo.   

Es en el marco de la descomposición del modo de vida capitalista en que se llega a comprender lo que acontece en esta parte del mundo. 

Chavez, en Venezuela, Correa, en Ecuador, de donde os escribo, Morales, en Bolivia, Ortega, en Nicaragua; son productos de la profundización de la crisis del capitalismo.   

La fracción burguesa y sus acólitos que tradicionalmente han venido administrando la crisis del capitalismo a través de gobiernos controlados en su totalidad por estas fuerzas y que han servido incondicionalmente a los intereses de la Burguesía norteamericana en sus respectivos países, han sido desplazados por la fracción burguesa cuya característica es de oponerse a los intereses de la burguesía norteamericana, alinearse momentáneamente desde el discurso a posturas nacionalistas seudo socialista, mezclando en lo ideológico pensamientos inconexos de uno que otro dirigente connotado de las filas del proletariado internacional como Trotski por ejemplo, del héroe de las burguesías de América del sur: Simón Bolivar y de Jesucristo; esta ecléctica ideología del socialismo del siglo XXI se convierte en un aberrante y pervertido garrote en el cerebro de la clase proletaria.   

Cuando Romualdo habla de la "república Bolivariana" hay que analizar quién fue Bolivar y cual fue su pensamiento ubicándolo en el momento histórico: en lo político, económico y social, y desde que postura de clase se orientó.   

En el Ecuador hay historiadores alineados en el campo de la burguesía mas por una postura pegada en estricto en los parámetros que los hechos imponen y con el ojo crítico del buen estudioso han copilado información histórica sobre el caraqueño y sus coaligados como Sucre, en donde se desnuda al sr.  Bolivar como lo que fue: "un aristocrático criollo, dueño de esclavos e hijos de un marqués" (tomado de un artículo elaborado por el poeta historiador Carlos Lasso Cueva  publicado en el diario Meridiano del día 13 de septiembre de 2005).  "Ellos son Pío Jaramillo Alvarado (autor del estudio sobre la porfiada sed dictatorial del caraqueño y de un ensayo sobre el Mariscal Lamar y Cortázar); Jorge Nuñez (autor de una obra vital EL MITO DE LA INDEPENDENCIA); y Julio Estrada Ycaza, desmitificador riguroso del despótico jefe militar que destituyó del mando civil al blandengue Olmedo y anexó a la fuerza a Guayaquil a la Gran Colombia, experimento político calificado de "postizo" por el Dr.  Jorge Salvador Lara".    Idem.   

En la diario El Universo en semanas posterior a la posesión de Correa, se publicó una entrevista al recientemente nombrado embajador ante al "República Bolivariana de Venezuela" : el General Retirado René Vargas Pazo; en dicha entrevista rezaba textualmente: ".... el socialismo del siglo XXI es una mezcla de propiedad colectiva con propiedad privada......" ; es en resumidas cuentas un enorme TONGO IDEOLOGICO.  Ni siquiera es una caricatura mal hecha del "socialismo soviético", es una aberración propia de estos tiempos.   

La historia, implacable, ha demostrado cómo la burguesía es capaz de radicalizar su discurso y poder adoptar un matiz socialista en su faz, aunque sea de forma, ella es capaz de soportar ese ropaje como único camino que le queda ante su posible extinción; lo vimos en la URSS, los vimos en China, en Vietnam, en Cuba; y la misma historia se ha encargado de develar ante los ojos de los incrédulos lo que muchos lo vaticinaron o lo denunciaron en su momento y por ello fueron perseguidos, asesinados, deportados, torturados, silenciados; hoy vemos como la URSS implosionó, China muy hábil se adelantó a las consecuencias inevitables ante su osadía que empezó a tiempo una serie de reformas que lo han conducido paulatinamente a reencausarse por los caminos del capitalismo sin apellidos; la situación geopolítica de Cuba ha impedido incrementar su aceleración hacia su verdadero hogar, mas aquello no ha impedido crear espacios de "mercado libre" como son las áreas turísticas "zonas del dólar"; y en todos esos estados en que ha operado el capitalismo de estado como muy bien lo vaticinó Lenin en su réplica "Acerca del infantilismo izquierdista y del espíritu pequeño burgués" :"Si las palabras que hemos citado mueven a sonreír, el descubrimiento hecho por los comunistas de izquierda de que, con la desviación bolchevique de derecha la República Soviética se ve amenazada de evolucionar hacia el capitalismo de Estado, provoca una franca carcajada homérica. (.......) Pero no se les ha ocurrido pensar que el capitalismo de Estado sería un paso adelante en comparación con la situación existente hoy en nuestra República Soviética.   

Si dentro de unos seis meses se  estableciera en nuestro país el capitalismo de Estado, eso sería un inmenso éxito y la más firme garantía de que, al cabo de un año, el socialismo se afianzaría definitivamente  y se haría invencible." (traducción al español Editorial Progreso, 1980, impreso en URSS; pag. 16).  En este pequeño substrato del mencionado folleto, demuestra hasta donde llegó la limitación política de Lenín y de cómo se fue forjando la tesis nefasta del socialismo en un solo país; a más de demostrar que no ha existido en ningún país socialismo alguno peor comunismo, las relaciones que han imperado a nivel de la base productiva han sido y son de corte estrictamente capitalista; por tanto, no solo que no es posible construir el socialismo en un solo país por pura inspiración de algunos iluminados, llaméense como quieran llamarse, sino que no ha existido en ninguna parte del tiempo ni del espacio en este lado del universo.  

Todo intento que quiera llevar a un grupo humano por ese sendero no solo que les están engañando, de buena o mala fe, sino también que se estrellarán en sus propios errores conceptuales en todos los campos.    Se dice que los chavistas, correistas, etc., intentan implantar desde el aparato del estado un proceso, inédito según ellos, el socialismo; el mismo que nacerá de un parto sin dolor, como  transpiración de la sociedad que tras largos procesos de transformaciones en el aparato mismo del estado este secretará las herramientas políticas, económicas e ideológicas que bañaran a la sociedad y por simbiosis nos convertimos en "hombres nuevos" .   

Esto no es nuevo, tras la derrota de la Alemania nazi por los aliados, una parte de Europa estuvo ocupada por el ejercito rojo soviético, qué se hizo desde el aparato del estado soviético sino implantar el socialismo a la imagen y semejanza de sus captores, por dónde se rompió la cadena de hierro del bloque soviético sino por Europa mismo; pensar de esta manera es no conocer elementalmente la historia y sacar las lecciones que esta te da; el marxismo claramente te plantea la necesidad de un proceso de toma de conciencia por el proletariado en comunión con el conjunto social en el diario enfrentamiento contra el capital y en un proceso de crítica y autocrítica de dicho combate cotidiano para así poder elevar la comprensión de la necesidad de barrer este sistema e imponer otro, y esta imposición no es por voluntad espontánea más bien es por voluntad conciente; política, económica e ideológicamente necesario en donde el proletariado se eleva en clase para si es decir en partido a nivel mundial; y si los acontecimientos así lo amerita es una imposición
violenta, y esta violencia es de otra naturaleza por cuanto responde a la necesidad de la humanidad por liberarse de las ataduras a un modo de producción que muerto que se hunde en el abismo de  la barbarie arrastrándonos a todos sin excepción; sino no es conciente la transformación desde sus inicios cualquier intento por muy bien intencionado que este sea va camino al fracaso, y un fracaso en ese sentido es un peso ideológico y político de incalculable consecuencia. Gracias por permitirme opinar aunque tal vez sea a destiempo ya que veo más elementos para el debate, en la medida de mis posibilidades de tiempo y de dinero iré aportando ya que yo debo de alquilar la máquina y de encontrar un tiempo para la contestación reflexiva. Saludos camaradas. J.



http://es.internationalism.org