LA CUESTION NACIONAL PALESTINA

el marxismo y la cuestion nacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times


Mohamed Safa, es un médico palestino que vive desde hace años en Asturias, nos dio una visión de la situación del pueblo palestino y su lucha por la libertad.

¿Cuál era la situación inicial del pueblo palestino y cuáles fueron los inicios del conflicto? ¿Qué supuso la ocupación británica para el pueblo palestino tras la I Guerra Mundial?.

Bueno, para hablar sobre la situación o el conflicto del territorio palestino, tenemos que ir a las raíces de la causa, a la raíz del conflicto. En primer lugar, es un territorio habitado por el pueblo palestino desde hace miles de años y que siempre ha representado un punto de atracción para la mayoría de las potencias colonialistas a lo largo de la historia; que yo sepa, ningún emperador ha pasado del territorio palestino, éste a sido conquistado por el Imperio Romano, Perso, Griego… y la singularidad de aquel territorio, por lo que representa históricamente y religiosamente, siendo el símbolo de todas las naciones, la cuna de todas las religiones, ha sido un punto de atracción. Pero, como siempre, los imperios acaban perdiendo, el colonialismo había sido enterrado y los pueblos recuperaban su derecho a la libertad

Lo más peligroso en la última invasión que ha surgido en el territorio palestino, es el movimiento sionista, un movimiento que se crea para buscar un territorio nacional para los judíos del mundo y colocarlos en un lugar determinado. Encontraron en el territorio palestino un lugar idóneo, el territorio perfecto para realizar el sueño de agrupar a todos los judíos del mundo e instalarlos en un territorio; ha sido Palestina el territorio elegido y ahí empieza un conflicto feroz ante un movimiento que decía entonces que iba a crear un hogar nacional para los judíos en un territorio sin pueblo para un pueblo sin tierra. Con ello anulaban la existencia del pueblo palestino que habitaba entonces en el territorio palestino, de ahí esa lucha constante para reafirmar nuestro yo, el yo como pueblo palestino que nosotros hemos existido, existimos y vamos a seguir existiendo como una identidad nacional y que esta invasión que intentaba anularnos, que pretendía crear un estado al cadáver o a las cenizas de pueblo palestino.

A partir de ahí comienza una lucha, que adquiere su importancia a partir de la I Guerra Mundial las potencias ganadoras entonces, Gran Bretaña y Francia, reparten la tarta, que es la herencia del Imperio Turco, y dividen el territorio árabe para franceses y británicos, Siria y el Líbano tocan al imperialismo francés, mientras que Palestina, Jordania y Arabia tocan al colonialismo Británico. Pues ésta es la mala suerte que nos tocó porque es justo el imperialismo británico quien facilita la inmigración judía y ayuda a la creación de un Estado Israelita, y además respaldado por la famosa declaración de 1917, firmada por el entonces secretario de estado, en la que dice que su Majestad (el Gobierno británico) promete la creación de un hogar nacional para los judíos en el territorio palestino, pero al mismo tiempo demuestra una cierta sensibilidad, diciendo que intentará no perjudicar los intereses de los habitantes nativos. Difícilmente se puede compaginar el no perjudicar los intereses de los nativos mientras está intentando crear un estado para unos en un territorio que no les pertenece. El peligro de esta declaración es que es una potencia que promete un territorio, que no le pertenece, a un grupo religioso, el judío, lejano a ese territorio, sin el consentimiento, el diálogo y el respaldo de los habitantes y dueños del propio territorio de Palestina. Y allí empieza un conflicto entre nosotros para acabar, primero, con el colonialismo británico, y segundo, frenar las ambiciones del sionismo en la creación de su estado sobre el territorio palestino.

El conflicto se traslada a las Naciones Unidas, que decide entonces dividir el territorio palestino en dos estados, uno para los judíos y el otro para los palestinos. Hemos visto la creación del estado de Israel pero queda pendiente, desde entonces hasta hoy, la creación de un Estado Palestino en el territorio que marcó la ONU, en su Resolución 181 en 1947, y con ello estalla este conflicto que dura hasta hoy. Quiero recalcar que el conflicto palestino no es el de hoy, ni el de ayer, ni el de antesdeayer, sino es el conflicto de mañana y de pasado mañana y creo que en el siglo XXI seguiremos hablamos de ello, por lo menos en los próximos 25 años, las perspectivas que yo estoy observando no son las perspectivas de una paz posible y duradera.

¿En qué contexto y con qué fines se creó la OLP? ¿Qué organizaciones toman parte en el proyecto de la OLP? ¿Qué representa? ¿Qué significa en este contexto la INTIFADA?

En la primera parte de nuestra historia de resistencia hemos confiado nuestras ilusiones, nuestras esperanzas en la creación de un estado palestino, en las resoluciones de la ONU. Pero durante todo este tiempo hasta 1965 ha sido un fracaso rotundo, no hemos visto cumplida la aplicación de ninguna resolución de la ONU. Los países árabes han sido incapaces de hacer lo que se llama una guerra de liberación, y por tanto, empieza la resistencia del pueblo palestino.

En este contexto se crea la OLP como organismo político de las organizaciones político-militares, que representaban las creencias ideológicas y políticas del pueblo palestino. Pero lo que marco más la historia, es lo que conocemos como INTIFADA: hemos visto en directo, en vivo, el levantamiento popular de todo un pueblo, hombres, mujeres, niños, jóvenes… todos los sectores sociales se han levantado con la única arma que tenían, en este caso sus reivindicaciones, su derecho a la libertad, enfrentándose al ejército más poderoso que hay en la zona, que es el israelí. Se trata de un grito por la libertad, en árabe la palabra Intifada significa levantamiento y eso es precisamente lo que es. Yo creo que quizás hemos hecho, con nuestro levantamiento, la globalización humana, con la participación de todos los sectores populares contra la ocupación israelí. La intifada marca el inicio del compromiso de todos los ciudadanos palestinos bajo la ocupación israelí, a la que Israel siempre acusaba de que su confrontación es la de ir con las organizaciones de la OLP, que están fuera en los campamentos de refugiados en las países limítrofes a Israel, y de repente el conflicto está en la propia casa, en la propia sala de estar, digamos, del ejercito israelí, y ahí el pueblo palestino inicia un proceso de lucha, y la verdad es que, diría yo que, si la resistencia hizo reagrupar a nuestro pueblo, la intifada lo que hizo palpable fue el grito por la libertad de un pueblo que tiene una posibilidad de alcanzar sus sueños y acabar con la ocupación israelí.

Hablar de la OLP es hablar del organismo político que representa la totalidad del pueblo palestino, se crea en el 64, por decisión de los países árabes como una forma de trasladar su responsabilidad a la parte palestina, pero el guante lo recogió la resistencia, las organizaciones militares palestinas, encabezadas entonces por Alfath, Frente Popular, Frente Democrático,… que representaba las tendencias políticas en el seno del pueblo palestino: nacionalistas, Marxistas-Leninistas, de izquierda… de todos los ámbitos que estaban representados en ella y por tanto, la OLP se convirtió en el símbolo a partir del 67, en el representante de las reivindicaciones de un pueblo a través de su constitución, políticamente y militarmente. La OLP, la resistencia palestina ha hecho posible que esa masa de refugiados, dispersa en los campamentos, se convirtiese en un pueblo. Esto no es una cuestión humanitaria, sino política, lo que pretendían estos refugiados no era una solución alimentaria de sus problemas, sino una solución política, que es el retorno, por eso la OLP puso la máquina en el carril del funcionamiento para que las aspiraciones del pueblo palestino adquiriesen el carácter político: el retorno de los palestinos y su derecho a la creación de un estado palestino independiente.

¿Qué supuso la entrada al poder de Sharon? ¿Qué puede decirnos sobre el control de Israel de los medios naturales?

Bien, la respuesta de Israel siempre ha sido una respuesta militar, tanto al comienzo de la resistencia como a la intifada. Israel ha utilizado todos los medios para afianzar la ocupación y anexionar el territorio palestino, para ello necesitaba controlar el terreno y los recursos naturales, como el agua, para obligar al ciudadano palestino a abandonar su territorio. Así consigue vaciar el territorio palestino de palestinos. Yo siempre he dicho que Israel quiere a Palestina, pero quiere a Palestina sin palestinos, porque necesita traer a muchísimos colonos de fuera de Israel e instalarlos en el territorio palestino. Esta el la política que Israel intentó, conquistar terrenos y adueñarse de los recursos naturales y crear colonias en el territorio palestino, así corta la continuidad geográfica del territorio palestino, anula la posibilidad de existencia de un estado palestino viable e independiente y por tanto afianza la ocupación y crea el gran sueño de Israel en todo el territorio palestino.

Sharon en el poder supone la muerte y el asesinato del proceso de paz que se dio y que es conocido como el acuerdo de Oslo. Además, marca dos cuestiones, los que protagonizaron el acuerdo de Oslo por la parte israelí es el representante del partido laboralista y por la parte palestina es el ya fallecido Yassir Arafat. Bien, Sharon viene al poder después de haber sido asesinado Isaac Rabin por unos fanáticos israelitas. Sharon llega representando política e ideológicamente a los que asesinaron a Rabin, por lo tanto llega al poder el partido opositor al proceso de paz. Y la primera cosa que ha hecho después de eliminar en su propia casa a su primer ministro, al ministro que dialogó con los palestinos, tenía que eliminar la otra parte, que es la parte palestina, y por eso comenzó a decir que no existía interlocutor palestino y Arafat no era válido, es una forma de asesinarlo políticamente, y de hecho, Sharon en su mandato hizo un asesinato al político palestino para apartarlo de la negociación, y por tanto, se murió el proceso de paz. La llegada de sharon supone que le pensamiento militar como solución a un conflicto politico es la que empezó a circular y practicar el gobierno de Israel. La llegada de Sharon significaba apartar las esperanzas de un posible diálogo entre los dos pueblos, cuando nosotros creíamos que sí que habíamos dejado de soñar, que nos íbamos a levantar una mañana y el estado de Israel iba a desaparecer del mapa, a la vez también exigimos que el ciudadano israelí debe dejar de soñar que un día va a despertar y que ningún ciudadano palestino va a haber en la otra línea verde. Los palestinos van a seguir siendo parte vital y esencial en este territorio y con sus derechos a un estado palestino independiente como la sociedad israelí encabezada por un gobierno israelí. Por tanto, la solución militar a un conflicto político es absurdo, no es posible, todos los colonialistas siempre han intentado eliminar al otro, y el otro no se elimina militarmente. El otro existe, y no hay más posibilidad que la de salir de las trincheras y abrir una página de diálogo entre las dos partes.

¿Cuál ha sido el papel de EE.UU. en este conflicto? ¿Fue Camp David realmente una gran oportunidad perdida por Arafat?.

En Camp David estaban Clinton, Rabin y Arafat, y quedaban apenas dos semanas para terminar el mandato del presidente de Norteamérica. Los líderes americanos, por cierto, han dado apoyo absoluto a Israel porque necesitaban la reelección. Pero una vez en el segundo mandato, no pretende la reelección, porque no puede, sino que pretende entrar en la historia, y qué mejor forma de hacerlo solucionando un conflicto crónico como es el conflicto palestino-israelí. Clinton necesitaba lavar su mancha y hacer una solución al conflicto, pero la solución al conflicto que reside ahí es que lo que habían ofrecido no respondía a las expectativas nuestras, como pueblo y además anulaba algo esencial, que es el derecho al retorno de los palestinos. Bien, tampoco hay una retirada completa, por tanto, no hay aplicación de la resolución de la ONU, ni es un estado viable independiente. Pero era como un finiquito, exigían a Arafat firmar el finiquito sin vuelta atrás, no hay más, no hay derecho alguno y ni siquiera Israel asume su responsabilidad moral en el conflicto, los refugiados no viven en los campamentos de refugiados porque haya un castigo divino, no hubo un cambio climatológico que haya obligado a la gente a abandonar el territorio, ha sido por una acción directa de la creación del estado de Israel y por tanto Israel debe asumir su responsabilidad moral: esta es la primera de nuestras exigencias. La segunda, el derecho al retorno no es individual, sino que es un derecho colectivo, ningún dirigente palestino podía firmar en nombre del pueblo su renuncia al retorno, ya que es un derecho que todos los palestinos que viven el los campamentos de refugiados desde hace más de 50 años y que ningún dirigente podía firmar esa renuncia al retorno. Bien, Arafat no firmó porque tampoco se le ofreció algo viable para poder firmar. Además lo que aparentaba que le podían ofrecer, que, por cierto, no estaba plasmado por escrito, le decían “si nosotros hacemos esto, qué harías”, pero para hablar de política hay que tener un mapa delante y el mapa hoy por hoy no existe dado que hablar de un estado palestino es erróneo, es una falsedad, no existe posibilidad de crear un estado palestino en la actual situación geográfica, con las colonias, con los tanques, con los controles… por tanto, no había una oferta sólida sobre ello, pero sí que se han encargado de cargarle a Arafat con la responsabilidad de haber fracasado a la única oportunidad de solución del conflicto. Pero, suponiendo que Arafat haya rechazado algo bueno, que, con respecto a lo que ellos han ofrecido hasta ahora, es el más avanzado, pero no significa que ello respondiera a lo que nosotros, como mínimo, hemos puesto que podríamos aceptar; pero suponiendo que hemos rechazado algo bueno que proponía Israel, yo le digo, Israel lleva 40 años rechazando todas las resoluciones de la ONU y no ha sido condenada a la pena de muerte como ha sido Arafat, ¿cometió Arafat un error en no aceptar Camp David? Y aún así ¿esto significa que podemos enterrar a Arafat y al liderazgo palestino, que es el que firmó el proceso de paz? Le diré algo más, Arafat es el único líder palestino que firmó con tres gobiernos israelíes acuerdos de paz, Sharon llegó al poder y siempre presentó la oposición a la política israelí de negociar con la parte palestino y la parte árabe, Sharon encabezó un grupo de diputados del parlamento israelí contra el acuerdo con Egipto del 78, Sharon es el único líder israelí que no estrechó las manos del líder palestino ni firmó ningún acuerdo con los palestinos, y aún así han dicho de él que es un hombre de paz, dicho esto por el presidente norteamericano, ¡es absurdo creer que un hombre, que encabezó siempre un grupo de opositores contra los gobiernos que firmaba acuerdos con los palestinos, y que cuando llegó al poder nunca firmó ni pensaba firmar ningún acuerdo, considerarlo que él es la opción pacífica, mientras que el interlocutor palestino, que firmó cuatro acuerdos con gobiernos israelíes distintos para buscar una salida pacífica al conflicto, no!.

Se ha dicho que la muerte de Arafat suponía abrir las expectativas a la paz, se ha dado por hecho que la versión israelí es la válida, sólo faltaba que hubiesen dicho que la muerte de Arafat, con la continuidad en el gobierno de Sharon y la reelección de Bush como presidente de EE.UU. es la garantía para un proceso de paz. Yo diría que la cuestión no es algo personal. Aunque los palestinos hoy nombrasen a Teresa de Calcuta como Primer Ministro Palestino, y a Martin Luther King como Presidente de la Autoridad Nacional Palestina , y a Nelson Mandela como el portavoz de la Delegación Palestina Negociadora con Israel, seguiríamos sin tener ninguna respuesta. La cuestión no es algo personal, porque esos tres llevaría la reivindicación de todo un pueblo que aspira a la libertad, y nosotros no somos los que estamos reteniendo los tanques israelíes en el territorio palestino, podrían coger los 3000 tanques que ocupan el territorio palestino y marcharse.

¿Qué supuso el 11-S para el conflicto palestino?

El 11-S es una fecha negra, ha marcado un comienzo histórico en los acontecimientos internacionales, ha sido negativo, es un acto terrorista, que los palestinos condenamos, porque la batalla no está contra la población americana ni es nuestro objetivo, la batalla palestina está en el territorio palestino, el que quiere ayudar a los palestinos allí está para ayudarnos y para exigir al gobierno israelí la retirada del territorio palestino. Eso significa que el gobierno americano aprovechó la coyuntura para hacer la política más nefasta y más agresiva respecto a Oriente Medio y a nivel internacional, sin duda estamos ante un 11-S que marca el inicio de la práctica de una política unilateral e intervencionista y militar. Estamos ante una política americana agresiva, un imperio que no sólo quiere demostrar su poder sino que lo está ejerciendo militar y económicamente sobre todos los demás países; se olvida de contextos sociales que producen actos, que son condenables, pero no deja de ser un contexto violento que también las políticas internacionales le producen. Y diré algo más, como dicen, los actos terroristas podrían tener una explicación pero no tienen justificación, y eso hay que explicarlo, que una política intervencionista, agresiva y militar lo único que puede recibir, ante el sentimiento de impotencia de muchos oprimidos injustamente maltratados, una respuesta violenta con la que no podemos estar de acuerdo, debemos condenarla. En un análisis sociopolítico de la situación, tenemos que decir que es condenable pero, al mismo tiempo, que debemos luchar contra las políticas económicas que los producen. Al igual que hay políticas que pueden crear un ejército de barro, también hay políticas que pueden crear un ejército de terroristas. Esto es un error, y no podemos estar de acuerdo ni con los terroristas ni con las políticas que pueden ayudar a crear ese ejército. De la misma manera que tenemos el derecho de criticar a un gobierno que practica políticas económicas injustas también tenemos que denunciar las políticas equivocadas con respecto a la lucha contra el terrorismo. La lucha contra el terrorismo ha de hacerse con todos los medios pero también con políticas preventivas, que no sean caldo de cultivo ni fomenten contextos violentos.

¿En este nuevo contexto del conflicto, tras la muerte de Yassir Arafat, ¿Qué podría decirnos acerca de la actual situación del pueblo palestino? ¿Qué nuevos retos ha de afrontar el nuevo liderazgo palestino de cara al futuro?

Alguien decía que los héroes son las almas de la historia. Sin embargo alguien dijo también que son los mártires las almas de la historia. Pero yo en este caso quiero decir que Arafat ha sido el alma de la causa palestina. Es difícil explicar la historia de Palestina sin explicar la historia de Arafat y es difícil explicar la causa de Arafat sin explicar la causa palestina. Pocos hombres se han identificado tanto con la historia de un pueblo como Arafat con el pueblo palestino. Por tanto, ha sido más que un líder, ha sido el hombre que ha conseguido despertar el sentimiento nacional de un pueblo que estaba en campamentos de refugiados y yo siempre he dicho que el milagro de la OLP, el milagro de la resistencia palestina ha sido convertir al pueblo en filas en torno a la OLP en vez de en filas frente a las sedes de la ONU, ese cambio radical del pueblo palestino, gente con una identidad rota, el alma los sueños…. Todo roto, empieza a gestarse en los campamentos, que han sido como la placenta, que ha logrado agrupar todo lo roto, el alma, la identidad… para forjar una verdadera identidad palestina, esto lo ha conseguido la OLP, encabezada por Arafat, que ha conseguido despertar ese sentimiento nacional. Yo le digo a Arafat, a la OLP, le pido gracias por haber despertado en el pueblo palestino algo que creíamos que estaba muerto, que es nuestro sentimiento nacional y nuestra identidad nacional palestina. Lo que hemos aprendido de esta fase, es que el pueblo palestino llegó a una madurez política, y que hemos sido capaz reactivar nuestras instituciones para forjar un liderazgo colectivo, que ha sido nuestra tarea, nos corresponde hoy a los palestinos enviar un mensaje para el futuro, y nuestro mensaje tras la ausencia de Arafat es que nuestra unidad nacional es algo sagrado. Hemos llegado a una madurez política en la que nuestra capacidad reside en la resistencia, el aguante humano con todo el sufrimiento dirigido contra nosotros, pero potenciado y respaldado por la unidad nacional, y nosotros no podemos renunciar a esa carta fuerte. El mejor homenaje a Arafat es el de mantener su sueño, y su sueño sigue estando vigente, que es un pueblo que quiere ser libre y lucha por su libertad. Pero el mejor homenaje, además de mantener este sueño, es el de mantener la unidad nacional palestina. Por eso no es una crítica cuando dicen que nosotros tenemos trece organizaciones, yo me siento orgulloso de pertenecer a un pueblo con tantas organizaciones, que recogen tantas sensibilidades políticas en el seno de nuestro pueblo. Esto forma parte del la trayectoria política palestina, son todo organizaciones militares, es cierto, organizaciones políticas y armadas con armas ligeras, pero es fácil estallar una chispa y desencadenar una guerra civil que es lo que más desea Israel, pero nosotros nos sentimos orgullosos de hacer y practicar la democracia en un campo de minas, nosotros somos suficientemente maduros para evitar lo que más desea nuestro enemigo, que es nuestra guerra civil, dado que nuestra confrontación significaría el fin de lo poco que queda de la causa palestina. Por tanto, las perspectivas que se abren ahora son dos: primero reactivar las instituciones, y segundo tener la posibilidad de unas elecciones democráticas que puedan determinar y legitimar al líder que suceda a Arafat, Arafat ocupaba un lugar importante moralmente y es difícil que un líder que no tenga el respaldo, aunque sea minoritario, de nuestro pueblo pueda sustituirlo para tomar decisiones tan importantes para el futuro del pueblo palestino, tanto en negociaciones como en el combate que está realizando nuestro pueblo. Por tanto, quien determine esto tiene que ser, en última instancia, el pueblo palestino, y para que esto sea así el proceso debe ser de forma libre y directa, democrática. Ahora bien, el pueblo no puede ejercer su derecho teniendo 3000 tanques israelíes frente a nuestras casas, es difícil practicar esto con 765 controles militares, que impide el movimiento del ciudadano palestino de un lugar a otro, no podemos decir que son elecciones globales y democráticas si impide a un sector de nuestro pueblo, como son los ciudadanos de Jerusalem participar en las elecciones. Por tanto, son muchos escollos que tenemos que superar de aquí al 9 de mayo, fecha prevista para la celebración de las elecciones. Nuestro pueblo necesita esta oportunidad, esta oportunidad es poder sustituir al líder palestino que controló nuestra política durante los últimos 40 años por un liderazgo que tenga, al menos, el mínimo respaldo del pueblo palestino, un apoyo democrático. Pero, al mismo tiempo, debemos aprender a ejercer el liderazgo colectivo, algo que no ha funcionado en las instituciones durante el liderazgo palestino anterior. Hoy es el momento de que haya un liderazgo colectivo, en el que todos participemos en la decisión política. Por tanto, un liderazgo colectivo, una unidad nacional y un proceso democrático legítimo, para que la dirección esté respaldada por el pueblo.

¿Cuál es el papel que ocupa la religión dentro de este conflicto?

Sobre la religión podemos decir lo siguiente: desde hace poco tiempo estoy observando un movimiento de reislamización dentro del mundo árabe, esto afecta sin duda al pueblo palestino, al pueblo sirio, al pueblo libanés , a todo el pueblo árabe y esto está motivado por muchas razones, en primer lugar : el ciudadano árabe ha observado en los últimos 30 ó 40 años un fracaso rotundo del movimiento nacional árabe, que es el que encabezó la lucha de la confrontación con los planes imperialistas y del estado de Israel y su política en territorio palestino. En segundo lugar: el empujón fuerte ha sido por el éxito por la revolución iraní en 1978 con la llegado de Ayatollah Jomeini en el sentido de que un pueblo armado con expertos religiosos ha sido capaz de derrocar a unos de los gobiernos pro-occidentales en la zona y aparentemente más estables en el oriente medio. Estos factores hicieron posibles una reislamización y un empujón hacia los movimientos islámico- religiosos en el mundo árabe.

Es cierto que durante mucho tiempo el pueblo palestino estaba lejos de esto ¿Por qué? Porque el movimiento nacional, que es la OLP, es una organización representada por partidos y organizaciones que no tenían carácter religioso: hemos hablado de organizaciones nacionalistas, marxistas… de cortes ideológicos diversos, excepto de corte religioso, pero sin duda nos han contaminado y por tanto empieza un movimiento, simbolizado por la organización de Hammas y Yihad islámico. Hay un factor que yo quiero resaltar que es que la ayuda directa o indirecta al movimiento islámico venía precisamente de los que hoy dicen que quieren combatir este movimiento. La política occidental siempre ha combatido a las organizaciones nacionalistas y las organizaciones marxistas porque siempre las habían considerado pro el bloque soviético y esto no se compaginaba con sus planes para Oriente Medio, y el contrapeso de ello es que siempre toleró , apoyó y financió organizaciones islámicas en otros países árabes y además gozaba de buena relación con los gobiernos que en su discurso tenían el discurso islámico como podía ser Arabia Saudí , Marruecos, Jordania y otros países árabes teniendo claramente carácter religioso, porque veían ellos el freno a la paz imperialista en el Oriente Medio. Ahora bien, una vez caído el Bloque Soviético el movimiento islámico vio que América, quien aparentó ser amigo durante mucho tiempo, era el enemigo real y que lo teníamos de frente, dentro de nuestras casa. El apoyo sin duda que abrió las fronteras del mundo árabe para apoyar a los Estados Unidos en su lucha contra el movimiento soviético en Afganistán fomentó el movimiento islámico en muchísimos ciudadanos árabes que fueron financiados, preparados, entrenados y apoyados para enviarlos a la URSS. Ahora bien, una vez caído el bloque soviético y la libertad del pueblo afgano estos ciudadanos preparados y financiados, estilo Bin Laden, el cual, por cierto, era más conocido por la propia CIA americana que por los ciudadanos árabes, que apenas habíamos oído acerca de él, pero era un héroe a ojos de los americanos, porque entonces mataba soviéticos, cambia la dirección del rifle hacia los demás se convierte en la peor especie humana que existe en la tierra. Ningún país árabe ha preparado a Osama Bin Laden, como estructura religiosa, ya que casi ningún ciudadano árabe tenía conocimiento de ese movimiento y de ese poder del que gozaban, pero sí EE.UU. sabía perfectamente porque es el que apoyó, respaldó y financió. Todo esto ha hecho posible una vuelta del movimiento religioso; ahora bien, desde un análisis fuera del punto de vista político, yo diría que hay un factor que debemos comprender: la relación del ciudadano árabe con la religión no podemos compararla con la de un occidental con la religión, y es que la religión ha sido un factor esencial, impregnada en la vida del ciudadano árabe: por las razones que sean, todos los profetas han nacido y han pasado por la tierra árabe, desde el patriarca Abraham, pasando por Moisés, por Jesucristo, por Mahoma… por tanto, la concepción del ciudadano árabe con la religión no es igual a la de cualquier otro ciudadano del mundo, que ha hecho una relación cercana, espiritual con la religión, como el ciudadano árabe que toda su vida estaba impregnada por la religión, todas las religiones han pisado la tierra árabe y eso crea una especie de vínculo más íntimo. La fase histórica y gloriosa de los árabes ha sido justo la época del movimiento islámico y a menudo los movimientos islámicos utilizan una argumentación incorrecta, en el sentido de que una vuelta a las raíces, dicen, es lo que hará que podamos combatir al imperialismo de EE.UU., con su política injusta y agresiva, y al estado de Israel. Sin embargo, yo no entiendo la fórmula así, Europa ha sido capaz de avanzar desde el momento que ha sido capaz de aparcar la religión de su propia vida, en primer lugar, separó el poder de la Iglesia del poder político, en segundo lugar, separó el poder del ejército del poder constitucional, apartó a la Iglesia del ejército. Yo creo que nosotros tenemos que hacer la misma reflexión, tenemos que separar el poder religioso de la mezquita del poder del cuartel del ejército. Los últimos 40 años de nuestra política, ha sido una política nefasta, nos han gobernado o jefes militares como resultado de un golpe de estado, que es lo que ha pasado en la mayoría de los países árabes, o un gobierno que es producto de una organización islámica. Es la hora de que las instituciones, el colectivo civil, las asociaciones… sea quien tome las riendas, por tanto, la religión es completamente comprensible y aceptable pero dentro de los lugares sagrados para cada religión: el que sea cristiano que vaya a su iglesia, el que es musulmán debe ir a su mezquita y el que sea judío ha de ir a la sinagoga. Yo sigo afirmando que nuestro pueblo es un pueblo que aspira a la libertad pero a la libertad fuera de la espiritualidad como conductor de nuestra lucha. Si hemos condenado al estado de Israel, cuya creación ha sido por medio de una promesa religiosa de parte de Dios, y hoy en día el discurso norteamericano también responde a un mesianismo patriótico, si estos discursos son criticables, también el nuestro lo es en el caso de que así lo utilicemos, no es válido para unos e inválido para otros, también nosotros tenemos que aprender que la sociedad civil tiene que adquirir su protagonismo y solamente a través del ejercicio democrático del ciudadano árabe, lejos de la política religiosa y lejos de la política militar.